compartir en:

México.-La nube de polvo proveniente del desierto del Sahara se prolongará hasta el jueves en la región de la Península de Yucatán. Esto, combinado con la ausencia de lluvias, causará atardeceres y amaneceres de colores rojizos y naranjas.

De acuerdo con, Eddie Salazar, astrónomo de la nombrada entidad, informó que debido a la falta de precipitaciones pluviales en la región es probable que las partículas de minerales que dan tonalidades rojizas permanezcan en el aire.

Comentó que el próximo jueves se prevé que el arribo de la onda tropical en la región del Caribe ocasione lluvias en la Península, con lo que las gotas de lluvia “capturan por decirlo de alguna forma, las partículas de polvo y éstas caen a la tierra”.

En tanto eso sucede por la presencia de la onda tropical en el Mar Caribe, se esperan días muy calurosos y con cielos despejados o parcialmente despejados.

Por otro lado, la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Nuevo León informó que actualmente el Polvo del Sahara no representa riesgo en el incremento de las concentraciones de partículas en la entidad, luego de que organizaciones previeran que éstos afectarían este fin de semana la calidad del aire de la Zona Metropolitana de Monterrey.

En su cuenta de Facebook, la dependencia estatal, precisó que las condiciones de calidad del aire en la citada zona se deben a las fuentes locales y a las condiciones meteorológicas que prevalecen, las cuales son muy favorables, ya que la presencia de vientos y humedad existentes permiten una buena dispersión de los contaminantes.

Detalló que partículas muy finas de polvo y otros materiales se dispersan desde el desierto del Sahara, debido a que los vientos alisios (del este) viajan a más de siete mil 500 kilómetros.

El polvo del Sahara está compuesto por arena y aerosoles dispersos – los cuales contienen además de material mineral, bacterias, hongos y virus-, que se generan en tormentas que se forman al Occidente de África.

Este fenómeno meteorológico puede provocar disminución en las lluvias sobre las regiones en las que se mueve en grandes cantidades, de hecho, podría inhibir la formación de ciclones tropicales.

Aseguró que las condiciones del Polvo del Sahara se presentan con mayor intensidad en verano, la cantidad de arena desplazada depende de la magnitud de las tormentas en el desierto africano.

(Notimex/Redacción)

TAGS EN ESTA NOTA: