La Organización las Naciones Unidas (ONU), publicó la información que explica su participación en el proyecto del Tren Maya con el que trabaja de la mano del gobierno mexicano.

Las cuatro Agencias de la ONU involucradas en el proyecto pretenden cumplir con la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) es una de las agencias involucradas y su participación en el Tren Maya será la de articular los principios de sus programas más emblemáticos, como la Lista de Patrimonio Mundial y la Red de Reservas de la Biosfera, así sus cinco ámbitos de acción: educación, ciencias naturales, ciencias sociales, cultura y comunicación.

La organización destaca que su intervención es porque la ruta del tren pasa por varios puntos que son Patrimonio Mundial, las ciudades prehispánicas de Uxmal y Chichén-ltzá, en Yucatán; las zonas arqueológicas y áreas naturales protegidas de Palenque, en Chiapas; Calakmul, en Campeche; y la reserva de la biósfera de Sian Ka’an, en Quintana Roo.

La ruta de tren incluye también cinco reservas inscritas en la Red Internacional de Reservas de la Biosfera: los bosques tropicales protegidos de Calakmul, en Campeche; la reserva de Ría Celestún, en Yucatán, así como las reservas de Sian Ka´an, de Banco Chinchorro y de la Isla de Cozumel, en Quintana Roo.

La participación de la UNESCO tiene como objetivo que se apliquen los acuerdos de conservación del patrimonio cultural y manejo sostenible de la biodiversidad, desde el diseño mismo del proyecto de desarrollo.

Otra de las Agencias involucradas es el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Habitat), que estará encargado de brindar asistencia técnica en materia de ordenamiento territorial en los cinco estados por donde pasará el Tren Maya.

Asimismo, impulsará mecanismos informativos para hacer llegar a la población los detalles del proyecto y sus posibles impactos

ONU-Habitat publicó ya una evaluación del proyecto del Tren Maya en mayo de este año, la cual concluye que este megaproyecto ferroviario generará casi un millón de nuevos empleos y sacará de la pobreza a más de un millón de personas en el sureste de México.

También participa la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONUDH).

Esta Agencia internacional de la ONU se ha encargado de observar los procesos de consulta en torno al proyecto del Tren Maya y de emitir sus observaciones y recomendaciones al respecto.

Su participación tiene como objetivo el respeto y protección de los derechos humanos, así como el impulso a la inclusión social, económica y política de las personas y pueblos indígenas, y su acceso a la información.

También participa la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), brindando asistencia técnica para garantizar el cumplimiento de los mejores estándares y las buenas prácticas internacionales en temas de gestión, licitaciones e infraestructura; además de participar en las supervisiones de obra y los estudios de impacto ambiental.

TAGS EN ESTA NOTA: