compartir en:

Ciudad de México.- La exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, señaló que el próximo 11 de agosto está en juego la vida política del PRI, ya que ese día, cuando se realicen las elecciones internas del tricolor para elegir a su nuevo dirigente nacional, si las votaciones favorecen al gobernador con licencia de Campeche, Alejandro Moreno, ese instituto político pasaría a ser un “satélite” de Morena.

Aseguró que tras una reunión en un restaurante con Moreno Cárdenas, éste le comentó que no tiene posibilidades de obtener la dirigencia del priismo.

“Me dijo, la elección ya está decidida, ya está definida porque tenemos el acuerdo entre el expresidente, el presidente actual y los gobernadores´. Como si la voluntad de los militantes no contara, como si el voto de los militantes tuviera dueño. Yo les quiero demostrar que el voto de los militantes no tiene dueño. Nunca he sido la candidata de la cúpula, nunca he sido la candidata del dedo elector”, dijo en entrevista con Notimex.

Nota recomendada: Comienza el programa de retorno voluntario de migrantes

Precisó que no le tiene miedo a las amenazas que provienen del exmandatario Rubén Moreira, pero no está dispuesta a arriesgar su integridad ni la de su equipo, por lo que no irá a Coahuila en la campaña por la dirigencia de su partido.

“Y tengo la amenaza textual, literal, de no poner un pie en Coahuila. No tengo por qué arriesgar mi integridad, la integridad de mi familia, mi integridad física, la integridad de mi equipo. Afortunadamente tenemos redes sociales, tenemos comunicación con los diferentes coahuilenses que están apoyando este proyecto, pero no voy a visitar Coahuila para no poner en riesgo mi integridad. Pero en todos los cargos ha sido así de difícil, así también de amenazador, he seguido adelante; esta no va a ser la excepción”, expresó.

Indicó que el PRI aglutina una militancia de seis millones 700 mil personas, ese es su padrón histórico, y espera que acudan sin presiones a votar por libremente.

Notimex

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: