compartir en:

Tras jugarles bromas pesadas a sus hijos y grabarlas en video para luego compartirlas en de redes sociales, la pareja compuesta por Michael Martin y Heather, perdió la custodia de los niños y fue sentenciada a cinco años de prisión.

De acuerdo con fiscales encargados del caso, los menores sufrieron "desajustes substanciales de sus habilidades psicológicas y mentales”, esto tras ser objeto de burla de sus propios padres y ser utilizados con fines de lucro para obtener más reproducciones en la plataforma YouTube.

Debido a la difusión de videos con títulos como "niño se traga la comida más asquerosa del mundo" y "papá destruye consola de su hijo", los padres tiene prohibido acercase a los pequeños.

La familia es originaria de Maryland, Estados Unidos y la cuenta donde circulaban los videos de supuesto corte ’cómico’ era DaddyOFive,