Redacción

A sus 78 años, el exbeatle Paul McCartney aseguró que nunca haría una residencia en algún casino u hotel de Las Vegas, ya que considera esta clase de temporadas musicales como el final de los días de un gran artista, algo así como un “cementerio de elefantes”.

En una entrevista con British GQ, Macca fue cuestionado si aceptaría una hipotética invitación para realizar un ciclo de shows permanentes en la ciudad del pecado y respondió que, pese a ser algo que ni siquiera había pensado, nunca lo aceptaría.

“Eso ha sido algo que he tratado de evitar toda mi vida. Definitivamente nada me atrae de la idea. Las Vegas es donde vas a morir, ¿no? Es el cementerio de los elefantes”, afirmó McCartney.

Acostumbrado a realizar largas y exitosas giras en ambos lados del Atlántico, McCartney consideró una suerte de “retiro” a este tipo de espectáculos.

LO QUE PASA EN LAS VEGAS...
Las temporadas de shows en Las Vegas, conocidas como residencias, tuvieron en los míticos Frank Sinatra, con todo y su Rat Pack, y Elvis Presley, en franca decadencia, a sus más grandes exponentes en el final de sus respectivas carreras.

Por ello presentarse regularmente en la lúdica ciudad de Nevada, según el tabloide británico Daily Mail, implica una nada envidiable suma de dinero, como es el caso de Elton John, quien en sus dos últimas residencias se embolsó 300 millones de dólares.

Otro ejemplo del poder seductor de Las Vegas es Celine Dion, la cantante canadiense que luego de dos temporadas acumuló ganancias por la friolera de 681 millones de dólares, con actuaciones que no rebasan los 90 minutos.

Por las residencias musicales en Las Vegas han desfilado desde Britney Spears, Beyoncé, Mariah Carey, Jennifer Lopez, Bruno Mars, Christina Aguilera, Shania Twain, Ricky Martin y Luis Miguel, hasta Cher, Rod Stewart, Robbie Williams, Lady Gaga, Sarah McLachlan, Aerosmith, Billy Idol, Van Morrison, Kate Bush, David Lee Roth y Bruce Springsteen, entre muchos más.

cmd

TAGS EN ESTA NOTA: