compartir en:

Ricardo Peláez, presidente deportivo del América, cumplió 54 años y en Coapa se lo festejaron con un pastel, del cual nadie pudo probar bocado, ya que la mayor parte de éste terminó en la cara del directivo.

Peláez fue llamado por el plantel del primer equipo, quienes lo esperaban junto a una mesa en la que se encontraba el pastel. El directivo se dio cuenta de las intenciones de los jugadores, entre ellos Agustín Marchesín, por lo que se fue aflojando la camisa.

Una vez que se disponía a la tradicional mordida, al menos siete jugadores lo empujaron contra el pastel, el cual quedó deshecho.  

TAGS EN ESTA NOTA: