MÉXICO.- Pese a que las playas del paradisíaco Caribe mexicano aún están cerradas para evitar la propagación del coronavirus, algunos turistas han comenzado a llegar a sus destinos aprovechando la inusual poca concurrencia y los precios atractivos.

Desde el pasado 8 de junio, numerosos establecimientos hoteleros han abierto sus puertas tras haber trabajado intensamente en acondicionar sus instalaciones y adoptar los protocolos de seguridad sanitaria con el fin de recibir a los turistas de la mejor manera posible.

Cabe recordar que Cancún y el Caribe Mexicano han sido los primeros destinos en América en recibir el Sello de Seguridad Global, que entrega el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

La recuperación del turismo es crucial para un estado en el que 5 de cada 10 pesos que se generan provienen de este sector, es decir, el 50% de su PIB proviene de esta actividad.

Nota recomendada: Fallece alcalde de Reyes Etla en Oaxaca presuntamente por Covid-19

La reapertura de hoteles y otras actividades económicas se está realizando en función cuatro fases, representadas por un semáforo (colores rojo, naranja, amarillo y verde).

Cada región cambia de color basándonos en el contagio existente y su capacidad médica y hospitalaria.

 Así, el pasado 8 de junio hubo cambio de la fase roja a naranja en 7 de los 11 municipios del Estado.

Esto se traduce en que los hoteles han podido abrir a un 30% de su capacidad, al igual que restaurantes, lugares históricos, campos de golf, cines y teatros. No así, las playas, que permanecen cerradas.

DCVC

 

TAGS EN ESTA NOTA: