Chihuahua.-En el municipio de Cuauhtémoc, una mujer fue multada por soltar a su perro para evitar que empleados de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) realizaran la lectura del consumo de agua en su domicilio.

Tras el hecho, la JMAS puso un recargo de 500 pesos por “perro bravo”, debido a los riesgos que corre el personal si las mascotas se encuentran sueltas, además de que no se les permite realizar su trabajo.

Mediante un comunicado la dependencia informó que luego de que la mujer implicada acudiera a las oficinas, se aclarara el caso y se comprometiera a no volver a soltar al can cuando acudan a tomar lectura, se le bonificó el 100 por ciento de la multa.

El empleado que acudió al domicilio declaró que hubo dolo por parte de la señora, ya que mientras él realizaba su trabajo el portón eléctrico que contenía l perro se abrió lo necesario para que el can pudiera salir.

Por su parte, la usuaria se defendió diciendo que el animal no era bravo, sin embrago, la institución informó que tienen antecedentes de colaboradores que han resultado gravemente heridos por ataques de mascotas.

Asimismo la JMAS destacó que actualmente tiene severos problemas para medir el consumo de cerca de 5000 hogares en la ciudad.

TAGS EN ESTA NOTA: