compartir en:

Ciudad de México.- El Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se dijo preocupado de que el gobierno mexicano haga patente la política migratoria de seguridad, al enviar a la frontera sur seis mil elementos de la Guardia Nacional (GN) como contención a los flujos migratorios.

El organismo reconoció que desde finales de 2018 y en el transcurso de este año, en México se ha incrementado de manera importante los flujos migratorios de diferentes nacionalidades, cifras que han rebasado las capacidades de las autoridades migratorias del país.

Agregó que reforzar los puntos de internamiento y controles de verificación migratoria en diversas localidades de los estados del sureste mexicano, resulta alarmante, ya que no hay claridad en sus objetivos, límites a su intervención y protocolos de actuación.

“Preocupa a este Consejo que el gobierno mexicano haga patente la política migratoria de seguridad, al enviar a la frontera sur 6 mil elementos de la Guardia Nacional como contención a los flujos migratorios en colaboración con el Instituto Nacional de Migración, a partir del reforzamiento de los puntos de internamiento y controles de verificación migratoria en diversas localidades de los estados del sureste mexicano, sin que haya claridad en sus objetivos, límites a su intervención y protocolos de actuación”, indicó por medio de un pronunciamiento público.

En cuanto a recibir en México a más personas centroamericanas solicitantes de asilo en Estados Unidos (en tanto son recibidos por un juez de ese país), expuso que es alarmante, ya que debe existir una primera etapa, la cual contemple la creación de una política integral que no riña con el respeto a los derechos humanos y asistencia humanitaria.

Nota recomendada: México deporta a 105 migrantes de origen hondureño

En ese sentido, solicitó a las autoridades reconocer y apoyar la labor de las organizaciones de la sociedad civil, albergues y casas del migrante que en las ciudades fronterizas del norte del país reciben y atienden a las personas retornadas.

Advirtió que la dignidad de la persona y la solidaridad internacional son principios fundamentales que se deben incluir en la conformación de la nueva política pública migratoria que tienda a cumplir con los objetivos de lograr una migración ordenada, segura y regular en un marco de respeto irrestricto a los derechos humanos.

Notimex

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: