Por Danilo Díazgranados

En el informe de “Perspectivas Económicas Globales”, hecho público recientemente por el Fondo Monetario Internacional, recalculó los pronósticos de desplome para América Latina, situando el indicador en 8.1%, frente a la proyección de junio, que ubicaba la caída en 9.4%.

El documento repite lo que casi a diario reportan los principales medios de comunicación, así como el resto de los entes multilaterales y expertos en el tema: Latinoamérica será la zona más golpeada, social y económicamente, por el efecto de la pandemia. En fin, nada nuevo bajo el sol.

Lo que sí preocupa, y en gran magnitud, es de dónde provendrán los cuantiosos recursos que requieren los países de este lado del mundo para comenzar con su proceso de recuperación, si es bien sabido que no hay suficiente productividad y la demanda de materias primas ha bajado sustancialmente en los mercados internacionales.

El aparato productivo marcha globalmente a media máquina, las empresas se encuentran en una situación muy crítica y el desempleo campea en todos los escenarios. 

Sin embargo, para 2021, el panorama no es tan favorable como se desearía. En sus pronósticos, el FMI apunta que la situación puede empeorar con respecto anteriores previsiones, ya que el crecimiento será de 3.6%, mientras que en junio fue de 3.7%.

Las mayores economías de la región, Brasil y México, caerán 5.8% y 9% en 2020, respectivamente. Para el próximo año se prevé que regresarán a la senda de crecimiento con índices de 2.8% y 3.5%.

En Argentina, país con el que el FMI negocia un nuevo programa de apoyo financiero, el multilateral proyecta una caída de 11.8% de su actividad económica durante este periodo, mientras que para 2021 estima una recuperación de 4.9%.

Paraguay y Uruguay serán los que recibirán el impacto en menor grado, ya que su contracción estará en 4% y 4.5%, respectivamente. En cambio, Venezuela y Perú serán los más perjudicados por las consecuencias de la pandemia. En el primer caso, su actividad económica caerá 25% y 13.9% en el segundo.

En lo que concierne a Centroamérica y a República Dominicana, el organismo multilateral efectúa una previsión conjunta, proyectando que la recesión será de 5.9% este año, mientras que su PIB crecerá 3.6% en 2021.

Las proyecciones van y vienen. Por lo pronto, nos mantendremos expectantes para saber si las estimaciones de otros organismos multilaterales coinciden con las del FMI.

Imagen de danilo.diazgranados

Danilo Díazgranados

Especialista en temas financieros, económicos y de emprendimiento.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México