compartir en:

Por: Patricia Guillén

@patito1811

Habitantes de la colonia Nápoles, zona en donde construirán un nuevo rascacielos de 48 pisos como parte de la renovación del Polyforum, ubicado en Insurgentes Sur 701, expusieron que desconocen el proyecto, el cual fue hecho público el lunes por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera; indicaron que el año pasado, mediante el oficio SC/CPHAC/115/2016, “el único proyecto para preservar y divulgar los valores históricos, arquitectónicos y culturales eran dos, la elaboración de un libro sobre la historia y relevancia artística, así como un micrositio sobre la vida de José Alfaro Siqueiros, más no un edificio”, acusaron vecinos.

“En un primer planteamiento querían mover el Polyforum o modificar el ambiente del lugar, cuando se supone que está protegido tanto el mural, la pintura y el inmueble. En ese entonces estaba todo opaco pero el proyecto se pudo frenar para no mover a ningún lado el teatro”, dijo Víctor Garduño, del Comité Ciudadano de la Nápoles.

Motivo por el cual, en octubre del 2014, la Gaceta Oficial de la Ciudad de México hizo público el Decreto por el que se declaraba Patrimonio Cultural Urbano de la capital, y con ello prohibir cualquier intervención o construcción.

Pero de acuerdo con información de quien diseñará el nuevo edificio, BNKR Arquitectura, tiene el objetivo de volver auto-sustentable al Polyforum y garantizar su mantenimiento, conservación y promoción debido a que es un recinto privado; propiedad de la familia Suárez, quienes “han asumido todos los gastos y costos de mantenimiento y restauración del inmueble”, ya que no cuentan con los fondos para seguir con la preservación de los murales.

Ante la publicación del nuevo proyecto, los colonos de la Nápoles expresaron a Diario de México que no están de acuerdo con la torre debido a que en la zona también carecen de movilidad, aunado a la mala calidad de los servicios del agua, luz y movilidad.

“Se están sirviendo con la cuchara grande. Aquí no tenemos buenos servicios, se inundan las calles de Filadelfia e Insurgentes, este año no se anegó porque estuvimos insistiendo en que se llevaran a cabo desazolves. A nosotros no nos han presentado nada, nos enteramos nada más por las noticias de la obra, ni por parte de la familia hubo acercamiento. Nosotros necesitamos conocer los estudios de impacto urbano, movilidad, permisos, uso de suelo, todo; queremos que nos lo presenten o podemos exigirlo por medio de amparos indirectos”, añadió Garduño.

Tras anunciar el proyecto, Mancera anunció la creación de un Fideicomiso para restaurar el lugar, del cual prevén destinar 30 mdp y 12 millones anuales para operación y mantenimiento del lugar.