compartir en:
Video Embed: 

Kiev.- Con un galés inspirado en el Olímpico de Kiev, los Merengues consiguieron doblegar al Liverpool inglés que no supo jugarle de tú a tú al cuadro de Zidane.

El gigante europeo se presentó nuevamente en una Final de Champions League. El Real Madrid superó sin muchos problemas al Liverpool por marcador de 3-1 en el estadio Olímpico de Kiev.

Bajo una majestuosa ceremonia de apertura para esta gran Final, los equipos que mejor jugaron a lo largo de todo el torneo se enfrentaron entre sí, sin embargo, las mejores acciones del partido se vieron en la segunda mitad del juego, ya que en los primeros 45, sólo será recordada por las lesiones que sufrieron el 'Faraón' Salah y del español Carvajal.

El primer tanto de la noche llegó por conducto de Karim Benzema, quien al 51’ abrió las pizarras en el olímpico de Kiev. Pero la alegría de los Merengues les duro muy poco, ya que cuatro minutos más tarde, Mané se encargó de igualar los cartones para ponerle más emoción al juego.

 

 

Justamente cuando más trabado estaba el cotejo, apareció el mejor jugador de la noche Gareth Bale, quien con un soberbio golazo de chilena al 62’ volvió a poner al Real Madrid por delante del marcador. Por su parte el Liverpool intentó hacer peligro al rival, pero la saga blanca estuvo muy bien concentrada y evitó cualquier ataque serio por parte de los inglesés.

No obstante la noche gloriosa que tuvo el galés no terminaría con su tanto, pues cuando el partido agonizaba al minuto 83, lanzó un fuerte disparo que doblegó las manos del arquero del Liverpool y a su vez decretaría el tanto con el que el Real Madrid se adjudicaría la 13ª Copa de Europa.

OBS

TAGS EN ESTA NOTA: