compartir en:

Por Carlos Meraz

A su álter ego de Remambaramba, una suerte de versión feminista del personaje de la historieta de los años cincuenta Rarotonga, se le ensortija la abundante cabellera de impotencia ante los feminicidios, la desigualdad de géneros y la represión sexual, vigentes en una sociedad mexicana donde “el machismo y la violencia hacia la mujer están normalizados”.

La creadora del feminista personaje es Talía Loaria también autora de la obra, cuya puesta en escena corre a cargo de Paola Izquierdo, y en donde entre música y baile se plantea la urgente necesidad “no de una guerra de sexos, sino de una revolución de conciencias”. 

“El discurso de Remambaramba es algo que he improvisado por años... Así que tomé mi peluca, mis tacones, mis medias de red y mi glitter para sacarlo a escena. Hoy las revoluciones son de conciencia. Las mujeres no tomamos las calles para matar a nadie, sino para cantar y bailar, como se ha visto desde el viernes pasado (con el himno feminista Un violador en tu camino, cuya coreografía del colectivo chileno Las Tesis se ha replicado aquí y en varias ciudades del orbe)”, advirtió.

Noches de Remambaramba, que forma parte del cuarto ciclo de cabaret “En Resistencia” organizado por el INBAL, se presenta en breve temporada, del 5 al 8 de diciembre, en el Teatro El Galeón, ubicado en el Centro Cultural del Bosque. 

‘LO ÚNICO QUE PEDIMOS ES QUE NO NOS MATEN’
Remambaramba precisó que esta terrible situación de las mujeres en México es pieza medular de su show, con música y humor, en busca de una nueva educación y evolución para acabar con esa arcaica idea de una sociedad machista. 

“¿Estamos enojadas? Sí, claro, pues no’más nos matan... Incluso mientras hacemos esta entrevista en este momento están violando o matando a una mujer, de las nueve que asesinan al día en el país... Lo que queremos es equidad y paz, y lo único que pedimos es que no nos maten”, afirmó.

Dijo que con actos vandálicos, con graffiti y fuego, ha sido la única manera en que las autoridades y la gente han volteado a ver a los colectivos feministas que claman justicia y un alto a los feminicidios, “lo hacemos por nosotras y por las que vienen”.

“La mejor herramienta del cabaret es la comedia y en Noches de Remambaramba el público se divierte y sale haciéndose preguntas, pues hablamos de sexo, placer, respeto y educación”,  concluyó.

TAGS EN ESTA NOTA: