compartir en:

Por Nadia Venegas

Con préstamos y “apretándose el cinturón”, los Reyes Magos de la Ciudad de México libraron la celebración este 2017.

Ante el incremento de la gasolina, luz, gas y algunos impuestos, tuvieron que hacer esfuerzos extraordinarios para lograr conseguir los obsequios.

Tal fue el caso de los Reyes que llevaron los regalos a la pequeña Anita, de cinco años, de la delegación Benito Juárez.

“Había puesto, como todos los años, tres cosas en la carta, pero le dijimos que los Reyes andan gastados y no se pueden tres, por eso al final pidió uno”, explicó el papá de Anita, Jonathan López García.

“El tema no es que no tengamos ahorita, es que no sabemos bien lo que viene”.

Aunque se aseguraba que no se afectarían las compras, de acuerdo con cifras de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) el 15% de los Reyes Magos tuvieron que recurrir a un préstamo para adquirir sus regalos.

Mientras que el 14% optó por vender algo, el 13% utilizó tarjeta de crédito, otro 10% se apoyó en el préstamo de un familiar y el 8% acudió a empeñar un objeto.

Sólo el 13% utilizó su sueldo, el 10% ahorró meses antes, el 5% utilizó el aguinaldo y el 9% lo logró con un trabajo extra.

Se estimó que se presupuestó un mínimo de 400 y 3 mil 800 pesos máximo.

Muñecas, peluches, figuras de acción, pelotas, balones, juegos de mesa, bicicletas, patines, juguetes didácticos, pistolitas, consolas de videojuegos y hasta Smartphones y tabletas fueron algunos de los obsequios.

Sin embargo, la situación no fue sólo complicada para los Reyes, también para los vendedores.

De acuerdo con diferentes reportes, el temor por saqueos hizo que se retiraran mercados de juguetes y cerraran por momentos tiendas departamentales en diferentes puntos de la capital.

TAGS EN ESTA NOTA: