compartir en:

España.- El brasileño no dudó en hacer público el día a día de los galácticos.

El canal 11 de Portugal entrevistó al legendario lateral brasileño, Roberto Carlos, y llamó la atención que el exjugador del Real Madrid, diera a entender que durante la etapa de los galácticos, los futbolistas de renombre eran los que ponían las reglas en el equipo y no el entrenador. 

“En la época de los galácticos éramos siete… era un peligro en el vestuario (risas). Siempre lo controlamos bien, siempre tuvimos una buena relación (con los entrenadores), menos con Camacho, que aguantó 10 días. Un récord. Llegó al vestuario, saludó a todo el mundo, Camacho todo serio ‘buen día, buen día’, con mucha historia en el Real Madrid. Yo solo observaba qué iba a decir. ‘Quiero a todo mundo mañana a las 7 AM’. Nos quedamos viendo los unos a los otros. Normalmente entrenábamos a las 10:30 AM”, detalló el brasileño.

Aunado a ello, el lateral confesó que algo similar le pasó a A Vanderlei Luxemburgo, ya que el entrenador les prohibió tomar cervezas y vino. “Nosotros teníamos la costumbre de llegar a la concentración, dejar las maletas en los cuartos y, antes de cenar, tomarnos una cerveza y un vaso de vino. Y siempre, encima de la mesa, había dos botellas de vino. Cuando él llegó (Luxemburgo), Ronaldo y yo le dijimos: ‘Profesor, la gente aquí tiene sus costumbres, lo vas a ver, intenta no cambiarlo; no quites las botellas de vino de la mesa y la cerveza antes de la cena porque si no va a haber problemas’. ¿Qué hizo? Quitó primero la cerveza y luego las botellas de vino. Duró tres meses (en el cargo). El mundo es pequeño, las noticias van llegando a la directiva y ciao”.

Cosa distinta fue la que vivió Vicente del Bosque, pues de acuerdo a las palabras del brasileño, el entrenador terminó por dejar que ello hicieran lo que querían y así logran conseguir logros importantes con el Madrid. “Él era amigo de los jugadores (…) Vicente entendía perfectamente. Colocaba los entrenamientos en las tardes. Los entrenamientos de lunes y a veces los martes eran a las 5 PM. No los ponía a las 11 AM de la mañana porque casi nadie llegaba. Qué historia bonita, ¿eh? Que ejemplo le estamos dando a los niños que están en casa (risas). Era una locura, no hagan esto”, confesó.

Finalmente destapó que hacían cada una de las figuras del Madrid al finalizar los cotejos. “Acababa cada partido y era todo avión privado. Nos encontrábamos en la terminal privada de Barajas. Era Beckham, que iba no sé a dónde; Figo, que no sé a dónde iba; Zidane, que iba a tal lugar, Ronaldo, yo, Casillas… y teníamos que entrenar pasado mañana. Yo rezaba para que los partidos fueran los sábados, para poder ir a la Fórmula 1 los domingos. Iba a donde fuese. Eran vuelos privados para todos lados. Una locura”, sentenció.

Obs

 

TAGS EN ESTA NOTA: