SEATTLE.- El mariscal de campo de Seattle Seahawks, Russell Wilson, admitió que fue víctima de racismo después de conquistar el Super Bowl XLVIII, cuando derrotaron 43-8 a Denver Broncos.

Ante el fallecimiento de George Floyd, Wilson alzó la voz para manifestarse en contra de los crímenes y la violencia ejercida en nombre del racismo, que ha afectado a la comunidad afroamericana y a su familia durante bastante tiempo.

El pasador de los Seahawks reveló que, en 2014, mientras estaba en California, tuvo un altercado con un hombre de tez blanca, quien le comentó que el Super Bowl no era para él, haciendo referencia a su tonalidad de piel.

“Acabábamos de ganar el Super Tazón y un hombre de tez blanca me gritó ‘eso no es para ti’, Al principio pensé que era una broma, pero realmente no estaba jugando. Realmente me afectó, porque estábamos en la Costa Oeste, un lugar con mucha diversidad”, confesó el mariscal de campo de 31 años.

Tras responderle a ese hombre, Wilson admitió que dichas declaraciones lo hicieron sentir mal en los días posteriores, ya que todavía no daba crédito a lo acontecido en pleno siglo XXI.

“Mi padre me enseñó a no arremeter en contra de las personas, porque después se convierte en algo difícil de manejar. Entonces le dije: ‘Disculpe, señor, pero no aprecio que me hable de esa manera’. El sujeto se fue, pero me dio mucha tristeza”, añadió.

Tras la muerte de George Floyd, el pasador de los Halcones Marinos cree que se deben de realizar varios cambios de raíz en los departamentos de policía, gobierno y en toda la sociedad para lograr una verdadera transformación y acabar con el racismo.

“No todos los policías son malos, pero la realidad es que creo que debe haber un proceso, en cuanto a la verificación de antecedentes y control del personal, no solo cuando van a ser contratados. Creo que hay tanto que debemos cambiar”, sentenció.

Notimex

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: