compartir en:

Ciudad de México.- Israel Castro revive el gol con el que Pumas venció a domicilio a Real Madrid.

Bajo el mando de Hugo Sánchez en la dirección técnica, Pumas vivió una época dorada en 2004, año en el que ganó todo lo que disputó, con el famoso bicampeonato, el título de Campeón de Campeones y el trofeo Santiago Bernabéu.

Este 31 de agosto se cumplen 15 años de la épica victoria de la UNAM sobre los galácticos de Real Madrid, en su fiesta y en su estadio, los felinos se robaron la atención, en la cancha, en la tribuna y en las calles de la capital española.

Resultado de imagen para pumas en el santiago bernabeu

“Para nosotros era muy importante ir a Madrid y jugar un partido que muy difícilmente lo juega un equipo mexicano, es muy raro y ahí estaba la mano de Hugo, tuvo injerencia en el hecho de poder venir para acá”, relató Israel Castro en entrevista telefónica desde Toledo.

El exlateral derecho auriazul fue el héroe del partido al marcar uno de los dos goles más importantes en su carrera, el otro fue con la Selección Mexicana contra Estados Unidos. Castro narró su anotación para el Diario de México.

“Fue un cambio de juego, de Joaquín Botero desde la izquierda hacia mi zona, yo estaba jugando de lateral derecho, iba más o menos por media cancha. La tomo y avanzo, tengo espacio, avanzo conduciendo y más o menos ya llegando a tres cuartos hago una pared con el ‘Parejita’ y él ya deja la pelota afuerita del área”, comenzó a relatar Israel, al compartir uno de sus mejores recuerdos en el futbol. “Cinco metros afuera del área y realmente en una milésima de segundo donde se te ocurre qué hacer, la pelota quedó muy a modo y disparo lo que le llaman de ‘tres dedos’ con la parte externa del pie y sale el balón haciendo una pequeña parábola o comba y se mete pegado al poste, donde el portero era César, no llegó y eso nos hizo ganar”, dijo quien fuera el capitán en el último título de Pumas, en 2011.

Además de resaltar la importancia de ganarle a un equipo con estrellas de la talla de Zinedine Zidane y Luis Figo, para Israel Castro también fue valioso la presencia de los aficionados auriazules, aunque confesó que los españoles veían un poco raro al grupo de 150 hinchas que no paraban de cantar.

“Las paredes del inmueble se estremecían cada vez que se escuchaba un ‘goya’, los españoles seguramente no sabían qué gritábamos, pero los jugadores sí, y por ellos lo hacíamos, y por ellos nos desgarrábamos”, afirmó Alfredo Bayardi, de los miembros de la porra ‘Rebel’ que hicieron el viaje y que escribió su aventura para la revista ¡GOOOYA!

Por José Luis River | @jlgoooya

 

TAGS EN ESTA NOTA: