compartir en:

Por: Hugo Hernández

A inicios de 2014 el número de proyectos de centros o plazas comerciales y viviendas en la delegación Tlalpan se disparó, lo cual provocó la saturación en el suministro de servicios como el agua, espacios de estacionamiento, y aumento de la delincuencia.

De acuerdo con una consulta del Registro de Manifestaciones de Construcción, emitido por la propia jefatura delegacional, en 2014 el número total de obras destinadas a viviendas fue de 12, de las cuales se edificaron 935 casas habitación que también contempla ampliaciones.

“Han aumentado de una manera desmedida las construcciones en la delegación. Desde la administración de Maricela Contreras, Higinio Chávez y ahora con Claudia Sheinbaum, las cosas han sido peor”, denunció Daniel Suárez, vecino.

En 2015, el número de licencias otorgadas por Tlalpan para construcción de viviendas fue de 43; además edificaron 354 obras en ese año, por lo que los habitantes exigieron información sobre los permisos que otorgan.  

“Ya no hay espacio suficiente para seguir construyendo. Las calles están cada vez más saturadas de carros. La inseguridad ha incrementado porque ha llegado gente de muchos lugares, además, por lo menos tres veces a la semana ya no hay suficiente agua”, indicó el integrante de la asociación de Vecinos de Tlalpan.

El año pasado se generaron en total 58 permisos para realizar algún tipo de obra, generalmente particulares, esto según datos de los Registros de Manifestaciones de Construcción.

De esas autorizaciones en 2016 se construyeron 117 viviendas, es decir, cada año ha incrementado el número en el otorgamiento de licencias, sin importar el colapso de los servicios básicos.

“Tenemos un grave problema de desabasto de agua y violencia en las calles, curiosamente todos estos problemas han aumentado desde que llegó Claudia Sheinbaum a la demarcación”, acusó Paola Flores, residente.

Hasta marzo de este año el número de licencias de construcción otorgadas fue de 108.

Por su parte, la titular de la demarcación no respondió al cuestionamiento sobre los permisos extendidos; sin embargo, anteriormente había reconocido que “la mancha urbana” había crecido y que era responsabilidad del gobierno capitalino.

 “Hay muchos asentamientos irregulares y paracaidistas que han llegado. Estamos seguros que son gente del mismo partido de la delegada, porque desde que llegó han aumentado”, consideró Paola Flores.