compartir en:

México.- Aquella madrugada del martes 28 de agosto de 1973, la zona centro del territorio nacional se cimbró con un movimiento telúrico, el segundo más letal en la historia de nuestro país.

Eran las 3:52 horas cuando el sismo sorprendió, con mayor fuerza, a los habitantes de los estados de Puebla y Veracruz, los que corrieron con mayor suerte, lograron salir de sus hogares y salvar sus vidas; pero más de 500 personas no pudieron evitar un destino fatal.

Aproximadamente dos minutos  fueron suficientes para que el "terremoto de Orizaba" -como después fue bautizado- dejara un panorama de devastación y dolor .

Según datos  revelados por el Servicio Sismológico Nacional (SSN) la magnitud del temblor en esa noche fatídica fue de 7.3, con epicentro en Ciudad Serdán, Puebla; mientras que el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) indicó que fue de 8.5.

Los daños comenzaron a salir a la luz, los estados de Veracruz y Puebla los más afectados. En estas entidades se vinieron abajo casas, edificios y escuelas. Algunos municipios veracruzanos como Orizaba, Ixtaczoquitlán , Córdoba, Nogales y Río Blanco quedaron prácticamente destruidos. En el estado de Morelos y Oaxaca también se reportaron daños a inmuebles.

Este martes se cumplen 45 años de esta tragedia en la que 545 personas fallecieron y al menos 4 mil resultaron heridas. El terremoto de Orizaba, es uno de esos hechos de los que pocas personas recuerdan, pero es importante no olvidar.

 

TAGS EN ESTA NOTA: