compartir en:
Video Embed: 

El jueves pasado en Moscú fue culpado un bloguero ruso por inducir el odio a la religión cuando jugaba "Pokémon Go" dentro de una iglesia; la juez Yekaterina Shoponyak dictó una condena en suspenso contra el joven.

El año pasado el bloguero Ruslan Skolovsky publicó un video donde entraba a una iglesia para jugar "Pokémon Go", fue así que a través de los videos se decretó que su comportamiento demostraba odio contra la religión y una "falta de respeto por la sociedad", según la juez; el templo se levanto en el sitio donde fueron asesinados el último zar de Rusia y su familia.

Tras ser arrestado desde el mes de octubre la juez Shoponyak lo acusó de incitar al odio religioso y le asigno una sentencia en suspenso de 3 años y medio en la cárcel, cabe mencionar que ese mismo delito fue emitido a dos mujeres del colectivo punk Pussy Riot en el año 2012, donde se impuso una condena de dos años.

El chico Ruslan Skolovsky sólo "pretendía ofender los sentimientos religiosos", afirmó la juez Yekaterina Shoponyak.

 

TAGS EN ESTA NOTA: