compartir en:

México.- La herida por los sismos del pasado 7 y 19 de septiembre de 2017 sigue abierta, sin embargo, éstos dejaron una grave consecuencia en el planeta, debido a los movimientos, la placa de Cocos se fracturó en dos, algo extremadamente extraño.

El terremoto de magnitud 8.2 del 7 de septiembre en Oaxaca fue el que ocasionó que la placa, de 60 kilómetros de grosor, se partiera, indicaron científicos de la Universidad de Oregón, la Universidad Nacional Autónoma de México y otros centros de investigación.

Diego Melgar, el principal autor del estudio, señaló que la fractura se produjo en tan sólo 10 segundos y fue un acontecimiento único, pues la placa de Cocos es relativamente joven -25 millones de años- y estaba lo suficientemente caliente –mil 100 grados centígrados- como para romperse, pues se quebró con la facilidad de un vidrio.

placa de cocos

Este efecto, lo comparó con doblar un borrador, es decir, al flexionar una goma, la parte superior se estira, mientras que la inferior se comprime; eso provoca que se acumule fuerza capaz de colapsar un cuerpo.

Agregó que este fenómeno es la prueba de que puede volver a ocurrir, pero los siguientes movimientos causados por el levantamiento de las placas podrían ser más intensos al grado de provocar tsunamis.

La fractura o rotura de las placas tectónicas, es importante dado que las partes pueden rozarse con un simple movimiento y causar un intenso temblor o un tsunami.

La última vez que sucedió esto fue en 2013 durante un terremoto en Irán de magnitud 7.7.

Vah 

TAGS EN ESTA NOTA: