compartir en:

Redacción

Descuido o publicidad gratuita fue lo que sucedió en el último capítulo de “Game Of Thrones”, el cuarto episodio de la octava temporada, denominado “The Last Of The Straks”, donde aparece un vaso de café para llevar, con la presentación habitual de Starbucks, en la mesa medieval justo enfrente del personaje de Daenerys Targaryen (Emilia Clarke).

Para los seguidores de la serie de HBO el incidente resultó insólito y cómico, ya que es curioso que nadie de la producción o de la edición detectaran el inapropiado objeto en el set en la filmación de uno de los episodios más costosos en la historia de la TV (15 millones de dólares por cada capítulo).

HBO NO SE DUERME Y CONTESTA

El canal de televisión de señal restringida HBO no se durmió y dio su versión de los hechos.

”El latte que apareció en el episodio fue un error. Daenerys había ordenado un té de hierbas”, dijo ayer la compañía.

“Mi parte favorita de este episodio es saber que han abierto un Starbucks en Westeros”, escribió un tuitero sobre la pifia.

“Las cosas se pueden olvidar en el set... Es exagerado porque hasta ahora no había ocurrido en GOT”, afirmó el director de arte Hauke Richter.

TAGS EN ESTA NOTA: