Por Israel M. Campos Montes

Ciudad de México.- Julián Ríos Cantú, es un joven emprendedor de 21 años que empezó hace un lustro detrás de Eva, startup —empresa— mexicana que ha desarrollado un brasier inteligente, cuya finalidad es ayudar a las mujeres a detectar anomalías relacionadas con el cáncer de mama.

La iniciativa de Ríos Cantú, CEO de la firma, surgió porque su madre es una sobreviviente de ese tipo de cáncer en dos ocasiones y porque su abuela falleció a causa de ello, además explicó que sus socios tienen historias similares, lo que los inspiró a elaborar productos y ofrecer servicios para que se logre la detección temprana de esta enfermedad.

Indicó que en los Eva Center una mujer se puede realizar un estudio para saber si tiene cáncer de mama, cérvico-uterino u ovárico, el cual es sin dolor —a diferencia de las mamografías— radiación y de forma rápida.

“Algo que nos frustraba mucho era que no importaba que detectáramos a tiempo a una mujer con cáncer, toda vez que si ella no tenía seguro privado iba a tardar de seis a ocho meses —hoy es de un año— en recibir el tratamiento adecuado en el sistema público, por lo que a raíz de eso creamos el seguro Eva, que básicamente da un apoyo de 100 mil pesos, el cual se puede utilizar para lo que sea; puede ser en sus primeras quimioterapias, cirugías o invertirlo en la educación de sus hijos”, sostuvo Ríos Cantú en entrevista con Diario de México.

PRECIO ACCESIBLE

Refirió que como parte del apoyo que brindan a quienes padecen cáncer y a sus familiares está el acompañamiento psicológico y nutricional ilimitado, asimismo recalcó que todo ello se realiza por un precio de sólo 499 pesos al año.

También detalló que la membresía de su compañía incluye consultas gineconcológicas, mastografías y el servicio de Eva Center.

Ríos Cantú señaló que es importante un diagnóstico temprano sobre dicho padecimiento, ya que 1 de cada 8 mujeres a lo largo de su vida sufre cáncer de mama y 1 de cada 3 cérvico uterino.

Lamentó que actualmente en el país el 70% de los casos son detectados en una etapa tardía y que el 20% se da en jóvenes, porque en ellas las mastografías no pueden aplicarse sino hasta después de los 40 años, lo cual agrava su padecimiento.

“Hoy enfrentamos un problema de salud en mujeres mayores de 40 años, porque se les detecta cáncer en etapas muy avanzadas y sin acceso a tratamiento previo, por lo que en México este padecimiento es más común en gente de menor edad y por ende están más desprotegidas”, sentenció Ríos Cantú.

Comentó que la cobertura de Eva está disponible en cualquier estado del país e incluso pueden ser beneficiados los extranjeros que residan en el territorio nacional y apuntó que su seguro también sirve para hombres, al ofrecer atención en cáncer de mama —poco común—, prostático y testicular.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: