compartir en:

Buenos Aires.- Diversos ataques sufrieron los jugadores de Boca Juniors a su llegada al Monumental de River Plate.

Tras la agresión sufrida al autobús de Boca Juniors al llegar al estadio de River Plate, se ha puesto en duda la realización del choque de vuelta por la final de la Copa Libertadores.

En estos momentos están reunidos Rodolfo D´Onofrio (presidente de River), Daniel Angelici (presidente de Boca) y Alejandro Domínguez (presidente de la Conmebol) para tomar una decisión.

A su llegada al Monumental, el camión de Boca se encontró con un centenar de aficionados de River quienes empezaron a lanzar diversos objetos a los cristales del transporte, hecho que provoco que algunos jugadores del equipo Xeneize sufrieran cortadas por los vidrios que quebraron los seguidores de River.

Hasta el momento, Pablo Pérez, elemento de Boca, es el jugador más grave, ya que sufrió severas lesiones en su cuerpo y ya fue trasladado al hospital más cercano de la ciudad.

César Martucci, secretario de Boca, confirmó que la policía en el afán de reprimir y sacar a los hinchas Millonarios tiró gas lacrimógeno que terminó ingresando en el micro de los jugadores.

Aunque todo indica que el cotejo se puede posponer, hasta el momento la Conmebol ha dicho que el juego se jugará a las 18 horas de Argentina, y tres de la tarde aquí en México.

Imagen

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: