compartir en:
Video Embed: 

El técnico del Barcelona, Luis Enrique, fue uno de los más eufóricos tras el gol de Sergi Roberto, con el que su equipo venció 6-1 (6-5 en el global) al PSG y clasificó a los cuartos de final de la Champions League.

Al estratega le ganó la adrenalina y se metió a la cancha para festejar con sus jugadores y entre los festejos se resbaló debido a la suela lisa de sus zapatos.

Acto seguido, el resto del cuerpo técnico y jugadores suplentes también invadieron la cancha, por lo que la reanudación del partido tardó al menos dos minutos.

 

TAGS EN ESTA NOTA: