compartir en:

Un motín en el penal de Cadereyta, en Nuevo León, el cual comenzó durante la noche del pasado lunes, ha cobrado la vida de al menos 13 personas, mientras que otras ocho fueron lesionadas, informó Aldo Fasci, vocero de Seguridad de dicha entidad. 

Horas antes de indicar el saldo mortal de los disturbios, el Gobierno de Nuevo León había informado que la situación de violencia, al interior de la cárcel, había sido controlada, incluso con el reforzamiento de un dispositivo en las instalaciones.

De acuerdo con primeros reportes, la jornada violenta empezó cuando un grupo reos comenzara a incendiar distintos objetos, esto en protesta y luego de enterarse de que a dicha cárcel presuntamente arribarían personas vinculadas con el grupo criminal de Los Zetas.

Inicialmente, el conflicto sólo había registrado personas lesionadas, tanto de reos como de policías, no obstante, y en las últimas horas, el gobierno estatal confirmó un saldo de 13 víctimas mortales y ocho heridos.