compartir en:

La mayoría de las viviendas no se encuentran diseñadas para ser resistentes al desastre natural.

Debido a los vaivenes de la naturaleza, se ha vuelto una prioridad construir y elaborar proyectos que tengan como prioridad brindar seguridad ante cualquier catástrofe.

Casas, edificios o cualquier tipo de construcción, debería ser resistente a huracanes, sismos, inundaciones y prevenir incendios. Ante esta preocupación, existen ciertas tecnologías y materiales para optimizar la resistencia de las edificaciones. A continuación hablaremos un poco más sobre ellos:

1- Construcciones antisísmicas

Como demostraron los recientes sucesos, la estructura de cualquier obra civil sufre modificaciones cuando hay un sismo a pesar de que hayan previsto ciertos recaudos. Los movimientos del terreno no se pueden evitar, pero lo que se puede hacer es minimizar la destrucción. Es muy importante que el diseño de una estructura antisísmica esté pensada desde los cimientos.

Arquitectónicamente hablando, para que un edificio sea resistente a sismos, debe contar con una configuración especial. En ella deben tenerse en cuenta infinidad de factores: escala, simetría, altura, tamaño, densidad de la estructura, rigidez, flexibilidad del piso, entre otras. En una casa, por otro lado, es necesario recurrir a bloques de hormigón o concreto, pensar en aberturas que sean resistentes.

2- Implementación de gaviones

El gavion es un tipo de jaula que se construye en malla metálica: en él se pueden alojar diversos rellenos como piedras, restos de concreto, ladrillos, etc. En una construcción se colocan atados unos a otros para conformar una estructura de protección. Una de las principales características de los gaviones es su resistencia. Al trabajar como un todo, de forma monolítica, se transforma en un material muy flexible. Forma un verdadero muro de contención sin acumular tensiones, lo que lo hace resistente, flexible y no hay gran peligro de que se “rompa” al momento de una catástrofe.

Un gavión se puede integrar de forma poco invasiva al medio ambiente ya que permite el desarrollo de la vegetación circundante. También funciona en caso de necesitar drenaje y tiene la capacidad de ser una barrera contra ruidos, especialmente si se rellena con piedras.

Sin embargo, para que este muro de contención funcione como tal, necesita ser diseñado de manera precisa y resolver problemas de estabilidad. Es muy importante tener presente el diseño y su relación con el ambiente para lograr el objetivo de prevención que se busca. Pero bien construido es una alternativa interesante y económica para contener terrenos y proteger poblaciones.

3- Bamboo Habitat

En pos de diseñar una vivienda que sea ligera, amigable con el ambiente, de bajo costo y fácil de construir, un estudio de arquitectura parisino creó ‘Bamboo Habitat’. Esta estructura novedosa además es resistente a sismos y ciclones.
La construcción utiliza el bambú -un elemento tan ligero como resistente- y lo combina con el hormigón, de manera que incorpora aún más seguridad. Así se obtiene una vivienda ultraligera y preparada para enfrentar fuertes vientos y movimientos sísmicos.

La naturaleza a veces toma por sorpresa a las poblaciones y una buena forma de minimizar los riesgos es tomar los recaudos necesarios para la protección de la comunidad.

TAGS EN ESTA NOTA: