compartir en:

El presidente Donald Trump denunció hoy de manera directa la violencia de grupos racistas y prometió un castigo para todos aquellos responsables de lo ocurrido el fin de semana en la comunidad de Charlotesville, Virginia.

“El racismo es maldad, y aquellos que provocan violencia en su nombre son criminales y maleantes, incluyendo el KKK, neonazis, supremacistas blancos y grupos de odio que son una repugnancia a todo aquello que atesoramos como estadunidenses”, dijo el mandatario ante reporteros en la Casa Blanca.

La declaración del mandatario se produjo 72 horas después de la que ofreció el sábado el Nueva Jersey, tras el incidente en que un hombre embistió a un grupo de personas que se manifestaban contra la presencia de grupos extrema derecha, provocando la muerte de una mujer y 19 heridos.

Trump empero generó críticas, aún de su propio partido, al no condenar de manera directa la violencia instigada por grupos extremistas de derecha, al denunciar que esta había sido provocada “en muchos lados”.

Aunque la Casa Blanca buscó dar mayor precisión a lo dicho por el mandatario a través de dos declaraciones escritas difundidas después, el malestar persistió aún entre varios senadores republicanos que demandaron de éste una enérgica condena a estos grupos.

Estaba previsto que el mandatario abordara los hechos de Charlotesville durante un evento público esta tarde, pero la declaración de último momento hecha desde la Casa Blanca pareció ser una rara concesión de un presidente que ha rehusado plegarse ante sus críticos, aún aquellos dentro de su propio partido.

Trump caracterizó su mensaje como “una actualización” de las acciones legales que su administración ha iniciado en respuesta a los hechos del sábado en aquella comunidad en Virginia, 192 kilómetros al suroeste de esta capital.

Poco antes, el mandatario sostuvo un encuentro con el nuevo director del FBI, Christopher Wray, y el Procurador General, Jeff Sessions, para discutir la investigación civil iniciada por el Departamento de Justicia al respécto.

“A todo aquel que actuó de manera criminal este fin de semana en esta violencia racista, ustedes deberán responder por sus acciones. Se hará justicia”, precisó Trump.

El presidente condenó de nueva cuenta lo que calificó como una flagrante muestra de odio, intolerancia y violencia, que dijo, “no tiene cabida en Estados Unidos, y como lo he dicho muchas veces antes, no importa el color de la piel, todos vivimos bajo las mismas leyes”.

“Somos una nación fundada sobre la verdad de que todos hemos sido creados iguales. Somos iguales ante los ojos de nuestro creador, somos iguales bajo la ley, y somos iguales bajo nuestra constitución. Todos aquellos que diseminan violencia en nombre de la intolerancia, golpean al corazón mismo de Estados Unidos”, indicó.

Trump hizo extensivas sus condolencias a las familias de Heather Heyer, la mujer muerta tras ser arrollada por un vehículo de un sospechoso supremacista blanco, y de los dos policias estatales muertos cuando el helicoptero desde donde monitoreaban la protestas se desplomó a tierra.

TAGS EN ESTA NOTA: