compartir en:

Un tribunal federal otorgó a Marco Antonio Sánchez Flores y a su familia un amparo en el que confirma que el estudiante de la UNAM sí fue víctima de detención arbitraria, por elementos de la policía de la Secretaría de Seguridad Pública y el Estado de México, el 23 de enero del 2018.

Mediante un comunicado, la Red de los Derechos de la Infancia (REDIM) dio a conocer que el pasado 9 de mayo, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito en resolución al Amparo en Revisión 53/2019 determinó que los oficiales responsables de torturarlo y golpearlo violaron sus derechos humanos.

“Tras el análisis exhaustivo del caso, incluido lo sucedido durante los cinco días transcurridos entre la detención y su reaparición, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, en su resolución del Amparo en Revisión 53/2019, el 9 de mayo anterior, determinó que el adolescente sí fue víctima de dicha violación grave a sus derechos humanos”, se lee en el comunicado.  

El amparo busca otorgar las medidas necesarias para detener las violaciones de derechos humanos en contra de Marco Antonio así como víctimas indirectas en los que se incluyen familiares para asegurar su comparecencia.

Los hechos indican que el 23 de enero del 2018, Marco Antonio, estudiante de la Escuela Nacional Preparatoria 8 Miguel E. Schulz, fue detenido cerca de la estación del Metrobús El Rosario sin razón alguna y días después apareció en Tlalnepantla con moretones y lesiones en el cuerpo.

REDIM acusa que el gobierno de Miguel Ángel Mancera hizo caso omiso a las peticiones de derechos humanos de Marco Antonio, por lo que las autoridades capitalinas informaron que no existió la detención arbitraria y trataron de minimizar el hecho argumentando que se trataba de otro “adolescente problemático”.

 

TAGS EN ESTA NOTA: