Por Israel M. Campos Montes

Ciudad de México.- En materia de delincuencia organizada, el problema es que existe un uso excesivo de fuerza que lleva 36 años, lo cual propició que las bandas vayan creciendo a veces entre sí, o generando la aparición de nuevos grupos. Situación que ha llevado a las autoridades a invertir cerca del 10% del PIB, cuando antes solo era del 4%, comentó Alejandro Desfassiaux, presidente fundador del Consejo Nacional de Seguridad Privada.

De acuerdo con el encargado de esa asociación civil con 23 años en el sector empresarial, es urgente que desaparezcan las policías municipales y estatales, para dar por paso a un cuerpo de seguridad nacional, transexenal e institucional “que no esté a los servicios políticos, sino que sea un organismo centralizado que opere de manera eficiente con ascensos y mejoras, como hoy ya ocurre con el Ejército”, subrayó.

Aunque dijo que para aprovechar al máximo la actual estrategia, que en este sexenio lidera la Guardia Nacional (GN), podría darse con una normativa similar a la Ley RICO de Estados Unidos, en la cual se requiere que haya un protocolo jurídico que permita atrapar a los jefes, subjefes y a los que operan bajo las órdenes de éstos, toda vez que nuestra legislación está maniatada y se ha quedado corta para combatir eficientemente a la delincuencia organizada.

HAY DESIGUALDADES

Comentó que ante las carencias y deficiencias de un marco legal robusto en el país, las bandas del crimen siguen ampliando su fuerza, tan es así que ahora visualizan su poder como una especie de lujo.   

“Si bien aquí se ha tratado de paliar la problemática con la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, esta sólo contempla la sanción de siete delitos, cuando la Ley Rico abarca 35 crímenes”, apostilló.

Acopio y tráfico de armas, tráfico de indocumentados, tráfico de órganos, corrupción de personas menores de 18 años de edad, trata de personas y secuestro, es lo que castiga dicha ley en nuestra nación, pero deja fuera el peculado y el lavado de dinero.

Señaló que es urgente aumentar la capacidad de fuerza, porque no es posible que entre elementos de la GN, marinos y militares haya 200 mil elementos que en compañía de alrededor de 400 mil uniformados estatales y municipales, quienes en un 90% están coludidos con el crimen organizado, enfrenten aproximadamente a un millón 200 mil de “malos”.

PIDEN A 4T MOSTRAR COMPROMISO

Agregó que hoy que Morena es mayoría en el Congreso debe dar más facultades a la GN, permitiéndole que sea transexenal y con ello evitar que “cada Presidente de la República que llega deshaga la corporación que formó su antecesor, porque cada seis años se empieza desde cero”.

Refirió que tras la mala decisión de que desapareciera la Policía Federal y la de Caminos, lo positivo es que el mando recayó en el Ejército, aunque negativamente hasta arriba hay un civil, por lo que es vital que ya se defina si será una secretaría de seguridad o la GN la que se encargará de este ámbito, para dar paso a un esquema nacional que depure a las policías locales.

“Debe haber una ley que castigue de manera eficiente el tema de la corrupción y cárteles en México y además permitir que una institución crezca, porque hemos pasado de la AFI de Fox, hasta la Gendarmería de Peña Nieto y nada ha modificado la lucha contra la delincuencia”, apuntó Desfassiaux.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: