Por Francisco X. López

En 1969, durante un vuelo a Río de Janeiro, el escritor Forrest J. Ackerman dio forma a una leyenda. En el avión se proyectaba Barbarella, la cinta protagonizada por Jane Fonda y en el asiento detrás del suyo se encontraba la actriz Yvete Mimieux. Esta casualidad le llevó a imaginar a una heroina sensual, exótica y procedente de otro planeta.

Su editor en Warren Publishing le había encomendado crear una anfitriona para una nueva serie de horror, una suerte de bruja a la moda, que contrastara con las que aparecían en sus revistas Eerie y Creepy.

De regreso en Nueva York, Acckerman presentó su proyecto y Trina Robbins diseñó el aspecto del personaje, con el traje que la distingue hasta hoy. Frank Frazetta realizó la pintura para la primera portada de la serie y Tom Sutton dibujó su primera aventura.

Drakulon es, literalmente, un planeta de sangre. Por extraños caprichos de la naturaleza su agua está compuesta de la misma combinación de elementos que en la Tierra forman la hemoglobina. La evolución tomó un camino extraño y se desarrolló una raza que depende únicamente de esta sangre para sobrevivir. Pero los caudalosos ríos se están secando, debido a al calor de los dos soles que rodean al planeta.

Cuando una nave alienígena se estrella, Vampirella es enviada a investigar. Transformada en un vampiro, asusta a los tripulantes que la atacan, que no son rivales para su poder. Al descubrir que en las venas de estos aliens fluye sangre, Vampi toma control de su nave y se dirige a la Tierra.

Desde entonces el personaje ha tenido numerosas aventuras, enfrentándose a los horrores humanos y sobrenaturales que hay en el mundo.

La sensual vampira obtuvo gran popularidad gracias al espectacular arte de los españoles José González, Gonzalo Mayo, Leopoldo Sánchez y Esteban Maroto, entre varios más, quienes marcaron toda una época la década de los 70.

En los 90, Harris Publicatons le dio un nuevo origen y fue nuevamente la favorita de miles de lectores, llegando a tener una adaptación televisiva estelarizada por Talisa Soto. Actualmente Dynamite Entertainment posee los derechos y se ha dado a la tarea de reimprimir todas las historias clásicas, además de festejar su 50 aniversario con una nueva serie, la cual debuta este 17 de julio con nada más 84 portadas distintas, las cuales desde ya se han convertido en objetos codiciados por los coleccionistas.

¿Qué importancia puede este personaje en un momento donde la objetualización es señalada con estridencia? La última hija de Drakulon es más que un cuerpo perfecto usando un atuendo por demás revelador, es una criatura de la imaginación que busca su lugar en un mundo que le teme y la rechaza, pero no por ello renunciará a su naturaleza.

Vampirella está de regreso, caminando nuevamente en un planeta que le es ajeno y aprendiendo que los monstruos más peligrosos no son demonios ni criaturas míticas, sino aquellos que nos rodean, las personas comunes.

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México