El pasado proceso electoral ha sido el más violento en la historia del país, con 152 asesinatos políticos y 774 agresiones a candidatos, aseguró Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).

Al puntualizar que las elecciones de 2017-2018 estuvieron marcadas por la violencia, Rivas Rodríguez puntualizó que de las 774 agresiones documentadas, 715 fueron directas contra políticos y 59 contra familiares.

"Estamos lejos de alcanzar un sistema democrático electoral pleno e íntegro. Prueba de ello son los delitos electorales que quedan impunes y los asesinatos de aspirantes a cargos de elección popular, así como otro tipo de agresiones en su contra, como los secuestros", enfatizó.

Al presentar el estudio "Delitos electorales, incidencia y evolución más allá de los partidos políticos", advirtió sobre los riesgos que se corren al normalizar conductas como la venta o el condicionamiento del voto, o la muerte de un candidato por su género y su afiliación política.


@OlympicCh_es
Compartir
Te recomendamos:

La medida aplicará en caso de que el próximo año la pandemia global no esté bajo control.

Acompañado por el titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) de la Procuraduría General de la República (PGR), Héctor Marcos Díaz-Santana, el director del ONC detalló que ambas prácticas ponen en predicamento procesos electorales limpios.

Dijo que con datos del Secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SSNSP) hasta julio de 2018, Nuevo León, Oaxaca, Jalisco, Zacatecas y San Luis Potosí fueron los estados con mayor número de carpetas de investigación por delitos electorales del fuero común.

En el fuero federal, Rivas Rodríguez dijo que en el mismo periodo se reportó que Quintana Roo, Baja California Sur, Chiapas y Campeche, fueron las entidades donde se abrieron más carpetas de investigaciones por esos delitos.

Subrayó que el Observatorio Nacional Ciudadano está exigiendo con urgencia se reúna el pleno del Consejo Nacional de Seguridad para atender el tema de la violencia en el país, pues se registra un proceso acelerado de descomposición desde hace más de una década.

 

TAGS EN ESTA NOTA: