compartir en:

Luego de siete días de ser reportados como desaparecidos, el cuerpo de un padre y su hija fueron encontrados enterrados en el patio de su casa en el Estado de México.

El hallazgo ocurrió en la colonia San Pablo Tecalco en el municipio de Tecámac, cuando una llamada anónima alertó a las autoridades sobre un olor nauseabundo que provenía del domicilio del hombre identificado como Roberto Martínez Ledesma, desaparecido desde el 23 de julio.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGEM) confirmó la presencia de los cuerpos del padre de 58 años y su hija Emily de 11.

De acuerdo a los reportes, los cadáveres fueron enterrados con cal y arena y presentaban quemaduras parciales.

El día de la desaparición de las víctimas se había realizado una fiesta familiar y al concluir, Roberto y su hija se fueron a dormir. Al día siguiente la madre de la menor fue a buscarla y encontró la casa vacía con rastros de sangre en una recámara.

Por este hecho, se inició una Alerta Amber y una en Odisea por las desapariciones y vecinos de Tecámac bloquearon la carreteta México-Pachuca para exigir la búsqueda del padre y su hija.

El último en verlos con vida de acuerdo al informe, fue el primo de la menor, Freddy, quien comentó al inicio de la investigación que uno de los asesinos intentó secuestrarlo al salir del domicilio después de la fiesta, sin embargo al ser detenido entró en contradicciones y confesó al hermano de Emily que él fue quien brincó la barda de la casa y dejó entrar a los cuatro hombres responsables del doble homicidio.

También confesó que presenció el momento en que los hombres mataron a Roberto y violaron a la menor.

Freddy dijo que al ver los hechos intentó encender una camioneta y atropellar a los asesinos pero no lo consiguió.

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: