compartir en:

Por Vanessa Arriaga

Guadalajara.- Si hay algo que nos identifica como mexicanos es, sin duda, el delicioso elixir que se produce en Jalisco: el tequila. Esta bebida es una de las más sólidas de nuestro país en cuanto a su industria, pues este año cerrará con broche de oro en producción y exportación.

via GIPHY

Según el Consejo Regulador del Tequila, la industria tequilera registra un crecimiento del 11.4% en producción en lo que va del año comparado con el año pasado 2017 al alcanzar un total de, nada más y nada menos, 214 millones litros, de los cuales 112 millones son 100% agave.

Obviamente, éstos tienen el sello de garantía mexicano ya que es de la más alta calidad, por ello, cada vez se exporta más y más, de enero a agosto de este año, el envío a otros países creció 8.9% con un total de 151.4 millones de litros vendidos a 120 naciones que refrescarán su garganta con esta bebida.

Y si se preguntan, ¿cuál es el país que recibe más litros de tequila? Pues es Estados Unidos, nuestrso vecinos del norte han comprado 125.7 millones de litros -casi el 80%-, un gran crecimiento comparado con el año pasado que fue de 113.4 millones de litros.

Así que todo pinta bien para los mexicanos y su tequila. ¡Salud!

¿Sabías que…?

El tequila tiene una leyenda, así es, todos sabemos que proviene del agave y que se destila para que tenga ese sabor tan característico; pero, por ahí dicen que fue un regalo de los dioses para los indígenas de la era prehispánica.

Resulta que nuestros antepasados usaban las hojas de agave para fabricar ropa, zapatos y otros accesorios como canastas, ¡el corazón de la planta era un desecho! Así que todos los ponían en una fosa.

En una noche de tormenta, las personas que trabajaban en el sembradío del agave, se refugiaron en un cueva, pero la cavidad donde estaban los corazones de agave quedó desprotegida ante las amenazas de la naturaleza.

De pronto, un rayo cayó sobre la fosa y quemó todo lo que había en su interior, el resultado fue que los almidones se cocieron y desprendieron una especie de miel cuyo sabor y aroma eran inigualables.

Los indígenas, al probarlo, quedaron fascinados por el embriagante efecto de la sustancia, por lo que, el corazón de agave pasó de ser un desecho a un tesoro.

TAGS EN ESTA NOTA: