compartir en:

Mérida.- Cada vez nos sorprende más y más lo que el ingenio e interés mexicano puede lograr, esta vez, en Yucatán, crearon un sistema de carga inalámbrico que emplea energía renovable.

Estudiantes e investigadores de la Unidad de Energía Renovable del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), desarrollaron este prototipo para contar con nuevas opciones de abastecimiento de aparatos electrónicos y que atienda las nuevas necesidades tecnológicas de la sociedad.

via GIPHY

El ingeniero Omar Adrián Ortiz Monzón, estudiante de la maestría en Ciencias en Energía Renovable, dirigido por el doctor Víctor Manuel Ramírez Rivera, investigador del CICY, elaboraron un sistema de resonancia de campo magnético, el cual permite la transferencia de energía eléctrica de forma inalámbrica, misma que se produce con de energía renovable.

Ortiz Monzón detalló que ya han probado experimentalmente su invento en sistemas a escala y actualmente el funcionamiento del dispositivo, que aún está en su fase inicial, ha sido exitoso.

“Este sistema permite cargar un vehículo autónomo (VE) con una distancia máxima de 15 centímetros, empleando un banco de baterías como fuente de energía y un módulo fotovoltaico”.

También mencionó que actualmente se trabaja en la eficiencia de esta tecnología con el uso de inversores multinivel para optimizar y reducir las pérdidas eléctricas provocadas por los elementos pasivos, así como por la distancia entre las bobinas acopladas entre la estación de carga y el VE.

sistema de carga inalámbrico

El estudiante de posgrado del CICY explicó que la diferencia entre esta nueva tecnología y otros sistemas de carga alámbricos, radica en que éste puede transferir energía sin la necesidad de conectar cables entre la fuente y la carga con alta demanda de potencia.

“Los cargadores inalámbricos actuales como los de celulares, por ejemplo, necesitan un acoplamiento magnético limitado”, señaló.

Ortiz Monzón compartió algunas de las posibles aplicaciones de este desarrollo: en la industria biomédica, para la carga de baterías en corazones artificiales o dispositivos cardiacos; en escritorios interactivos, para cargar el ordenador, o celulares y evitar las conexiones físicas.

O también para estaciones de carga de coches eléctricos, con lo que se evitaría que el conductor tenga que descender del auto para hacer la transferencia de energía, y así en un futuro, permitiría la recuperación del paisaje sin la necesidad de ver grandes torres de distribución o subestaciones de energía, concluyó.

Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: