Por Patricia Guillén

Hay más personas que han sido abusadas sexualmente en los pasillos y departamentos de Tlatelolco. “Nada más que no lo dicen”, rememoraron adolescentes, jóvenes, amas de casa y gays, víctimas de violadores y delincuentes.

Los residentes acusaron que “fácilmente roban y violan, y nadie hace nada”. Sospechan que se trata de sus propios vecinos y que las autoridades tienen conocimiento de quienes son los responsables.

Diariamente se presentan dos denuncias por abuso sexual en la capital, según cifras de la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ).

Me obligó a hacerle sexo oral, y a meterle los dedos por el recto, y si no accedía por la buena sería por la mala, sólo pensaba en mi vida y que no me clavara el cuchillo”, relató “Leandro”, gay, sometido y abusado sexualmente por otro hombre en los pasillos de Tlatelolco.

“Leandro”, de 40 años, explica que semanas previas al suceso, su supuesto agresor se reunía “en bola” con otros sujetos para drogarse en diferentes puntos de las unidades. “Como el papá de esta persona vive en uno de los edificios, y me empezó a saludar de buenos días o buenas tardes, yo también le respondía de manera normal como a todos”.

El hecho ocurrió a las 2 de la mañana en mayo de 2015, cuando él regresaba a su domicilio.

“Leandro”

“Un día que llegué en la madrugada me lo topé a la altura de la caseta que se ubica entre Guerrero y Manuel González, me saludó, pero ya estaba drogado. Yo sí soy gay, pero jamás lo provoqué. Sacó un cuchillo y me dijo que le diera todo lo que llevaba, y como respondí que no tenía nada me amenazó con que ‘ahora si me las vas a pagar y vas a valer madre’”.

“Me pidió que me arrodillara, entonces ya tenía el cuchillo casi a la altura del hombro y la cara. Me dijo que si no accedía por la buena sería por la mala; solamente pensaba en mi vida, si me clavaba el cuchillo, y no había nadie a esa hora, por lo que accedía a hacer cosas sexuales”.

“Leandro” calculó que su agresor en ese entonces tenía alrededor de 38 años, estatura baja y rapado.

“Siempre ha habido una bolita, no se meten con nadie, ellos están en su onda. Hay varios puntos en donde se drogan, en los parques, plazas, atrás de los edificios. Todo sucede en la noche, en el día no se ve eso”.

“No lloré, pero si me sentí sucio, yo no quería nada. No fue una satisfacción lo que me hizo porque fue a la mala”.

“Leandro” siguió viendo a su agresor debido a que vivía en la zona.

En entrevista con el director de Seguridad Pública de la delegación Cuauhtémoc, Rafael Luna, indicó que las violaciones “suceden en muchas unidades habitacionales, nada más que no lo dicen”.

“Hay mujeres violentadas, lo más lamentable es que la gente está asustada y no quiere denunciar, creen que no se va a resolver ningún problema. Es necesario accionar el gatillo de la denuncia; pocos son los que agarran o llegan a una sentencia de culpabilidad, generalmente en la averiguación previa los van liberando, y encontramos que de 100 solamente 10 son castigados”, reconoció el funcionario.

Precisó que Tlatelolco está rodeado de una serie de colonias peligrosas como la Guerrero, Atlampa, Peralvillo y Morelos, por lo que no descartan que los culpables sean de esos lugares.

El servidor público reconoció que hay viviendas, aunque no precisó cuántos, que están quedando vacíos, y los están invadiendo grupos delincuenciales. “Todo mundo lo sabe, es un problema que estén abandonando los departamentos y ahí se está metiendo la gente”.

Doña “Rosa”

Hace 30 años, doña “Rosa”, fue violada en Tlatelolco cuando tenía nueve años.

Recuerda que pese a que levantaron la denuncia en la Quinta Delegación, hoy Agencia del Ministerio Público en la calle Lerdo, no se realizó la investigación.

“Lo que sí me dijeron es que me tenía que ir de aquí, cambiar de casa; como si yo fuera la malhechora, aunque así se maneja hoy también”.

Su agresor, hace siete años, quien también vivía en Tlatelolco, fue asesinado en los pasillos. “Lo mataron balaceado, al final esa gente termina así”, expresó con tono fuerte.

Lamentó que su caso lo haya vivido también su hija, violada y lastimada hace 12 años atrás, cuando solamente tenía 13 años.

Otros casos

El domingo 30 de junio de 2013, la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ) dio a conocer que Sandra Camacho, de 17 años, fue hecha pedazos en los pasillos de Tlatelolco. El presunto homicida, Javier Méndez Ovalle, de 20 años, fue capturado un año después, en una cafetería de San Juan del Río, Querétaro.

En 2014, también una adolescente de 17 años cayó del piso 13 del edificio Miguel Hidalgo de la Unidad Habitacional Nonoalco, en Eje 1 Poniente Guerrero 380. La PGJ aseguró que se trató de un suicidio, pero los vecinos difieren: el día del suceso subieron a ayudarla, escucharon la voz de un hombre en su departamento, por lo que presumen que antes de aventarse por la ventana pudo haber sido violada.

En 2007, los mandos judiciales informaron del caso de José Luis Calva Zepeda, identificado como “el caníbal de la Guerrero”. Una de sus víctimas, una sexo-servidora descuartizada en Nonoalco, a quien se conocían como “la jarocha”. Fue recluido el 24 de octubre en el Reclusorio Oriente, acusado de asesinar y cocinar a su novia, Alejandra Galeana; le dictaron auto de formal prisión, luego fue localizado muerto en su celda, tenía un cinturón alrededor del cuello.

Otra joven de 20 años fue seccionada en bolsas de plástico y abandonada en la calle Insurgentes, el 9 de abril de 2007.

Entre los casos más recientes están, de acuerdo a Rafael Luna, el de una mujer de 30 años, violada en septiembre de 2016; entraron a su departamento y abusaron de ella.

Además de “Flor”, violada el 26 de octubre pasado, un caso documentado por Diario de México y difundido el 29 de noviembre. Denuncian vecinas que hasta el momento la pesquisa no tiene ningún avance; la Fiscalía en Atención de Delitos Sexuales de la PGJ le recriminó: “le gusta ventilar su cola” en medios de información.

Según datos oficiales, el 68% de casos de violaciones no llegan al Tribunal Superior de Justicia local.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/D9sY8YX0lCA" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

TAGS EN ESTA NOTA: