compartir en:

Monterrey.-Al menos medio centenar de personas pernoctaron a las afueras del penal de Topo Chico, a la espera de información sobre la salud de sus familiares internos, tras la reubicación de reclusos que se registró el pasado martes y la madrugada del miércoles.

Resguardados bajo un pequeño techo de una barda del acceso sur del Centro Preventivo y de Reinserción Social Topo Chico, en su mayoría mujeres, soportaron las inclemencias de bajas temperaturas y llovizna ligera prevalecientes en la zona.

Las mujeres indicaron que, hasta el momento, no se les ha permitido el acceso al reclusorio ubicado al noroeste de la capital regiomontana, luego de que posterior al traslado de 256 internos al Cefereso número 18 de Ramos Arizpe, Coahuila, se presentó una riña que de acuerdo a autoridades provocó 30 heridos; 18 internos y 12 custodios.

Con chamarras, gorros, cobijas y algunos alimentos, los familiares de los reos siguen a la expectativa sin que hasta ahora autoridades penitenciarias comuniquen algo al respecto.

Los familiares sólo han sido informados de que será hasta el próximo sábado que se reanudará el acceso al centro penitenciario.

Afuera del penal de Topo Chico, prevalece la calma, luego de que ayer se presentó una reyerta al interior y manifestaciones y bloqueos a las fueras en las avenidas Aztlán y Rodrigo Gómez, por parte de familiares por todos estos hechos.

A diferencia del amplio despliegue policiaco por parte de Fuerza Civil, Federal, así como militar, este día no se aprecia dicha presencia de elementos de seguridad en la zona.

(Notimex)

TAGS EN ESTA NOTA: