México.-Tras el anuncio de que la refinería de Dos Bocas, Tabasco, será construida por Petróleos Mexicanos (Pemex), en coordinación con la Secretaría de Energía (Sener), el presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que su gobierno fuera construir una refinería “patito”.

Esto luego de ser cuestionado por declarar la licitación para realizar el nombrado proyecto, desierta, debido a que, anunciaron, una de las cuatro empresas, convocadas por invitación, declinó participar, mientras las otras tres  superaron el presupuesto de ocho mil millones de pesos y los plazos de tiempo establecidos por la convocatoria.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario aseguró que con la rehabilitación de las seis refinerías que existen en el país y la construcción de una nueva, para 2022 se alcanzará la autosuficiencia en producción de gasolina.

Detalló que para la construcción en Dos Bocas, que se prevé comience el 1 de junio de este año, se invertirán 8 mil millones de dólares, e indicó que la refinería estará terminada en tres años.

El presidente crítico que “en 40 años no construyeron una nueva refinería en el país porque tenían el negocio de la compra de la gasolina en el extranjero, imagínense tenemos petróleo, materia prima, pero comprábamos y compramos hasta la fecha, gasolinas, se vendía el petróleo crudo y comprábamos gasolinas”.

Además precisó que la última gasolina que se construyó “fue la de Salinas Cruz en Oaxaca en 1980” pues las anteriores administraciones, aseguró, no querían construir refinerías “no les convenía, estaban dedicados a saquear”.

ACV 

TAGS EN ESTA NOTA: