compartir en:

México.- Casi tres meses después de la fatídica explosión de un ducto de Pemex, los niveles de contaminación por hidrocarburos en el suelo de San Primitivo, municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, son muy altos, incluso irreversibles en la zona del estallido.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), informó que la mayor concentración de hidrocarburos se detectó en el área del canal de riego; mientras que en la zona de parcelas o sembradíos se detectaron niveles de contaminación que no rebasan los límites máximos permisibles establecidos en la norma.

Explicó que los altos niveles de contaminantes “persistentes e irreversibles” en la zona donde estalló la toma clandestina del  poliducto Tuxpan-Tula  el 18 de enero pasado, pueden originar “graves perturbaciones” en los vegetales y animales que los consuman.

“Otro de los efectos desfavorables es la disminución del rendimiento de los cultivos, así como la contaminación a las aguas superficiales y freáticas por procesos de transferencia”, aseveró la dependencia.

A petición de la Fiscalía General de la República (FGR), la Profepa examinó 27 muestras del suelo de la zona, en las que encontraron concentraciones de petróleo ligero así como benceno, tolueno, etilbenceno y xileno muy por arriba de los límites permisibles establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-138-SEMARNAT/SSA1-2012.  

Por ejemplo el xileno encontrado en las muestras de suelo fue de 582.60 miligramos por cada kilo cuando la norma indica que esta sustancia no debe superar los 40 miligramos.

RVA

TAGS EN ESTA NOTA: