compartir en:

Un gol en propia meta no es muy común, menos un autogolazo y tampoco dos en un mismo fin de semana

El gol en propia portería es tal vez la peor pesadilla de muchos futbolistas. En la mayoría de los casos los autogoles  suelen ser jugadas accidentales o graciosas, pero es poco común que sean autogolazos. Eso fue lo que ocurrió este fin de semana.

En el partido amistoso correspondiente a la gira International Cup, Inter de Milán contra Chelsea, el defensa francés Geoffrey Kondogbia anotó el único gol de los blues al 74’ con un disparo al ángulo en la portería de su compañero Daniele Padelli. Inter ganó 2-1 el sábado.

El segundo autogolazo ocurrió al día siguiente entre el Schalke alemán y el Eibar español. El lateral José Ángel le dio el triunfo por la mínima diferencia a los teutones al intentar retrasar el esférico a su guardameta.

TAGS EN ESTA NOTA: