compartir en:

Lionel Messi, jugador del Barcelona y de la Selección Argentina, declaró que sus hijos, Thiago (5 años) y Mateo (2 años) son muy distintos entre sí durante una entrevista para una televisora argentina.

Messi indicó que a Thiago le gusta el futbol, pero después de un tiempo se aburre y cambia su juego por carritos. En general, Thiago es un niño muy tranquilo. Sin embargo, Mateo es un torbellino. “Thiago es un fenómeno más bueno y Mateo todo lo contrario, un hijo de puta, es terrible”.

Indicó que Mateo tiene mayor coordinación y ya patea el balón con la pierna derecha.