compartir en:

En Estados Unidos se reportó la muerte de Adrian Jones, un niño de 7 años de edad que sufrió una serie de torturas durante un año por parte de su padre y madrastra en Kansas City; el padre del menor arrojó sus restos a los cerdos para borrar evidencias.

El lunes pasado el tribunal de Kansas City declaró una sentencia de cadena perpetua a Michael Jones, de 46 años de edad por la tortura y asesinato a su hijo, mientras que su pareja Heather Jones, de 31 años de edad recibió una sentencia de mínimo 25 años en prisión; el delito calificado como primer grado ocurrió en 2015 pero no se había publicado.

Durante un año el menor vivió un infierno por parte de la pareja que usaba diversos métodos de tortura para lastimarlo y negarle la comida y agua que Adrian pedía; a pesar del crimen Heather decidió documentar en fotografías y videos cada momento, las cuales fueron encontradas en su computadora por Heather quien enviaba fotos de sus niños mientras esperaba su juicio.

En las imágenes se muestra al menor amarrado y dentro de una piscina sucia, las lesiones que tenía en labios, piernas y rostro y en video se muestra a Adrian atado de pies y manos con unos grilletes afuera de la casa.

Cuando el menor falleció, su padre compró seis cerdos para darles los restos de Adrian como alimento a los animales y así desaparecer las evidencias; la pareja tenía s u cuidado a seis niñas más.

 

Con información de DailyMail.

 

TAGS EN ESTA NOTA: