compartir en:

MADRID.- River Plate vence a Boca en una eterna final que se definió 3-1 en tiempos extra, para conquistar la Copa Libertadores en el estadio Santiago Bernabéu.

El duelo en el que pesaba más una derrota que la victoria se lo llevaron los millonarios, pero al ser una final que perdió la magia inicial, quizá en lugar de 20 años para olvidar el descalabro, todo quede en un par de temporadas, porque ganarle al acérrimo rival es importante ante cualquier circunstancia, pero no fue lo mismo que el sueño de coronarse en el Monumental.

River Plate es campeón de la Copa Libertadores de América, en una final que se jugó en Europa, el título es lo más importante, además, de que se pudo disputar el partido y terminó de la mejor manera posible.

River Plate vence a Boca

Estaban los dos grandes de Argentina en la cancha, pero daba la sensación de que era un partido de preparación, porque con River Plate y Boca Juniors nunca se puede hablar de un amistoso, pero al juego le faltaba esa pasión que caracteriza al Superclásico.

En la tribuna, las aficiones apoyaban cómo su corazón les dictaba, pero también se notaba la falta de experiencia, y no de la mala, de la violenta, sino de la que se requiere para alentar al equipo de sus amores.

Un grupo privilegiado de españoles tuvieron la inmerecida oportunidad de vivir una final de la Copa Libertadores en Madrid, en uno de esos caprichos del deporte, provocado porque en Argentina hay un sistema que tiene secuestrado al futbol, que derivó en una agresión a los jugadores de Boca.

River Plate vence a Boca

Un ‘rebanón’ de Jonathan Maidana puso en predicamentos al portero Franco Armani, quien sólo vio cómo el balón pasó por encima del travesaño, en la primera llegada de peligro. En el tiro de esquina, Pablo Pérez se encontró el esférico y remató de volea, pero a las manos del guardameta millonario.

River quiso sorprender también en un ‘corner’, el cual cobró en corto, donde arribó Ignacio Fernández a la entrada del área, quien remató de primera, pero voló su disparo.

Antes de la media hora de juego, de nueva cuenta Pablo Pérez se encontró con una pelota, la controló y disparó por encima del arco de Armani, en la segunda llamada del capitán xeneixe, aquel que fue el más perjudicado con una astilla en el ojo, tras el incidente del autobús.

River Plate vence a Boca

El gol de la quiniela llegó desde los botines de Benedetto, el héroe de Boca en la fase final de la Libertadores, el ‘Pipa’ recibió un pase filtrado desde la zaga por Nahitan Nández, recortó a Maidana, que se había barrido como beisbolista. Darío se quedó solo frente a Armani y cruzó el disparo para mandarlo a la redes.

En el inicio del complemento, River Plate realizó una triangulación que por poco culmina con un hermoso gol de Nacho González, quien disparó desde la media luna por un lado de la portería de Esteban Andrada.

Lucas Pratto se le escapó a Izquierdoz, punteó el balón y fue arrollado en el área por Andrada, quien se llevó la peor parte en lo que parecía una falta del portero xeneixe, pero el silbante vio lo contrario y le marcó la infracción al delantero.

River Plate vence a Boca

Los millonarios controlaban la segunda mitad, sin prisas para empatar, como si supieran el libreto de esta final eterna, y al 68’ Exequiel Palacios habilitó a Pratto, quien aprovechó la cortesía y disparó para marcar el 1-1. Juego nuevo con 20 minutos en el cronómetro y la final apestaba a tiempos extra.

Al comienzo del alargue comenzaron a complicarse las cosas para los ‘bosteros’ con la expulsión del colombiano Wilmar Palacios al recibir la segunda amarilla por una fuerte entrada sobre Palacios.

A los tres minutos del segundo tiempo extra, River movió el balón desde la media luna, Juan Quintero abrió para Mayada, quien le regresó de primera para desestabilizar a la defensa de Boca, el propio Quintero disparó de larga distancia, para vencer a Andrada y darle la vuelta al marcador.

River Plate vence a Boca

Seguirían los mejores minutos de la final, Boca, que parecía que le venía bien llegar a los tiros penales, reaccionó con la desventaja y se lanzó a buscar el empate, por primera vez en más de 100 minutos de juegos se les percibió con el corazón y el hambre para vencer al rival.

Se vivió dramatismo hasta el final del encuentro, con un remate de Jara que desvió Armani y pegó en el poste. En el tiro de esquina se fue a rematar Andrada y pagó caro el intento por conseguir el empate, porque el ‘Pity’ Martínez condujo un contragolpe y sin portero, anotó el 3-1 definitivo para darle a River Plate la Copa Libertadores.

 JLR

TAGS EN ESTA NOTA: