compartir en:

Ciudad de México.- Anoche, entre jaloneos, empujones y gritos de reclamo por parte de los panistas, Rosario Piedra Ibarra, quien estaba en un salón adjunto al pleno senatorial, rindió en menos de tres minutos protesta como nueva titular de la CNDH.

La ombudsperson tendrá un cargo de cinco años (2019-2024), el cual ocupara a partir del próximo 15 de noviembre en sustitución de Luis Raúl González Pérez.

En tanto, la presidenta de la Mesa Directiva, la morenista Mónica Fernández Balboa, le leyó las obligaciones que deberá tener al frente de este organismo autónomo.

Tras asumir el puesto, la activista subrayó que su nombramiento es legal y que no le teme a los señalamientos de la oposición, ya que ella velará por el respeto de los derechos humanos y de los desaparecidos. A la vez que, garantizó, su gestión se caracterizará por la imparcialidad ante el gobierno federal.

Nota recomendada: Diputados presumen acuerdo con presidentes municipales

Piedra Ibarra asumió el cargo luego de más de seis horas de discusión, la cual se caracterizó por reproches de los panistas, quienes acusaron que en la votación del pasado jueves se fraguó la “trampa” y el “fraude”, debido a que, según ellos, se emitieron 116 votos y no 114 como apuntó el resultado final, cosa que no representaría la mayoría calificada para el aval a su nombramiento.

Cuando Piedra Ibarra entró al pleno, el senador panista, Gustavo Madero Muñoz, corrió hacia la tribuna para impedir la toma de protesta, sin embargo, fue detenido por varios legisladores de Morena que, entre los empujones, hicieron que Madero Muñoz cayera al piso.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: