EFE y Reuters

Ciudad de México.- La masacre, de las más brutales registradas recientemente en México, que tuvo lugar la tarde de ayer en un centro contra las adicciones del municipio de Irapuato suma hasta el momento 26 muertos.

En un video difundido en redes sociales, el secretario de seguridad de la localidad, Pedro Cortés, dijo que los sicarios habían usado armas largas en el ataque.

Esta es la segunda agresión en Irapuato a centros de rehabilitación en menos de un mes. A inicios de junio, un comando armado mató a 10 personas en un ataque similar.

Guanajuato se ha sumado a la lista de estados en México en donde la criminalidad ha subido con fuerza, en medio de la ola de violencia en el país relacionado con el narcotráfico.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que este hecho se debe a una batalla de grupos rivales del crimen organizado en la entidad. Garantizó "no abandonar" a Guanajuato.

"Es nuestra responsabilidad proteger a la gente de Guanajuato, también con la recomendación respetuosa de que se haga una revisión sobre el funcionamiento de los órganos encargados de impartir justicia en Guanajuato, eso no es injerencismo", expresó el mandatario en su rueda de prensa matutina.

El presidente describió como "fuertísimo" el atentado de este miércoles.

Al indicar que ese estado suele concentrar cerca del 12 % de los asesinatos a nivel nacional, López Obrador detalló que Guanajuato registró 33 asesinatos este miércoles, 36 % de los 92 reportados en todo el país.

"Sí hay una confrontación de bandas y son agresiones entre ellos en la mayoría de los casos, pero nosotros no queremos que nadie pierda la vida, entonces creció mucho el problema, lo dejaron crecer y hay que ver si no hay contubernio, es decir, asociación delictuosa entre delincuencia y autoridad", expuso.

TAGS EN ESTA NOTA: