compartir en:

La magia de la Champions League se hizo presente en Ámsterdam con el enfrentamiento entre dos clubes que sorprendieron con su llegada a la semifinal y ofrecieron un partido vibrante en el que Tottenham se impuso 3-2 al Ajax para meterse en la final, en la que chocará contra el Liverpool.

Con un 3-0 en el global parecía que el boleto estaba definido para los ‘tulipanes’, pero los ingleses nunca se rindieron y con un increíble segundo tiempo lograron una hazaña similar a la de los ‘Reds’, gracias a un ‘hat-trick’ de Lucas Moura.

Cinco minutos tardó Ajax en abrir el marcador en un tiro de esquina cobrado por el danés Lasse Schöne, que conectó de cabeza el joven de 19 años Matthijs de Ligt.

El partido estuvo intenso, los ingleses intentaban acercarse, pero la magia de los de Ámsterdam volvió a hacer presente en la cancha, con un pase de Tadic, que el marroquí Hakim Ziyech aprovechó para prender un disparo cruzado que el portero Hugo Lloris no logró desviar.

Imagen

El Tottenham no bajó los brazos y en la segunda mitad se acercó en el marcador con una gran jugada de Dele Alli, que ‘bailó’ a De Jong, pero se le alargó el balón y fue Lucas Moura quien llegó de atrás para disparar y dejar sin oportunidad al arquero André Onana.

Cuatro minutos después, Lucas Moura tomó un rebote de Onana tras un tiro de Llorente, pero el brasileño encontró un hueco para mandar la pelota a la red y empatar el partido.

Gracias a los dos goles de visitante, los Spurs estaban a un gol de conseguir una voltereta con tintes de heroísmo, para disputar una final británica contra Liverpool. Restaba media hora de una emocionante locura.

Ziyech estrelló un disparo en el poste que era el 3-2 que les daría tranquilidad, mientras que Vertonghen remató de cabeza y mandó el esférico al travesaño para ponerle más dramatismo al partido.

Con los cinco minutos del tiempo de compensación cumplidos, Tottenham hizo en el último segundo un nuevo milagro británico y Lucas Moura se puso la ‘capa de héroe’ al definir en la entrada del área y con un disparo cruzado pegado al poste, se apuntó un triplete para mandar a los londinenses directo a Madrid a una final británica contra el Liverpool.

TAGS EN ESTA NOTA: