Por Carlos Meraz

Su cantante, guitarrista y tecladista Miguel Velázquez recuerda que desde siempre sus allegados se refieren a Vadrok como “una banda de rock que quiere ser pop”, y es que su sonido se ubica en la frontera de la estridencia del primero, con la delicadeza del segundo género.

Quizá por ello la banda capitalina optó por denominar su estilo como rock pop alternativo, patente en sus más recientes sencillos: el rockero Falsas promesas y el actual Agua fría.

“En noviembre pasado, Falsas promesas quedó entre las 90 canciones más escuchadas en la radio nacional.

Agua fría tiene una influencia del synth-pop ochentero, con toques de new wave y tintes lo-fi (low fidelity). Su letra es acerca de una persona que fue usada como plato de segunda mesa y del aprendizaje que ello deja, con una analogía de que cuando alguien se percata de una situación así, es como si te aventaran un balde de agua fría”, explicó.

DE PARÍS AL DOLOR Y EL FUEGO
Agua fría es el segundo de cinco sencillos que Vadrok lanzará durante 2020, los próximos serán Nos vemos en París, Quitame el dolor y Fuego.

“El tercer sencillo es de una amiga que enfermó y casi muere, y trata sobre quitarse las cadenas y liberarse; el cuarto es de connotaciones estrictamente sexuales, y el quinto es de una morra en un bar que inhibe a cualquiera que se atreva a acercársele”, precisó.

Vadrok está integrado por Carlos Colín, en el bajo; Diego Román, en la guitarra; Vico García, en la batería y Miguel Velázquez, en vocales, guitarra y teclados. 

El grupo surgió en 2015 y su nombre es producto de un error fonético al querer autonombrarse backdrop (telón de fondo entre el escenario y el backstage), que debutó con su disco homónimo del que se desprendieron los temas Yo no sabía volar, Un deseo y Cuentos de hadas

TAGS EN ESTA NOTA: