compartir en:

No todo es color de rosa en la utilización de los Scooter eléctricos que se proponen como un medio de transporte alternativo y ecológico sobre todo en las grandes ciudades donde el excesivo tráfico hace que viajar en carro o autobús sea una verdadera odisea. Pues, ya son varias las noticias sobre accidentes en los que se perjudican a terceros o al mismo usuario tal como sucedió en el reconocido caso de la estrella de Youtube británica Emily Hartridge quien murió a bordo de uno de estos vehículo al chocar con un camión en Londres.

 

Esto nos lleva a preguntarnos si no es hora de que sea obligatorio la contratación de un seguro para todos los que quieran moverse por la ciudad con estos monopatines eléctricos propios. En este sentido, se confirmó que los sistemas de transporte públicos de scooters ofrecidos por compañías extranjeras como son Grin, Bird y Lime, retomaron sus servicios en La Ciudad de México luego de perder los permisos habilitantes siendo una condición excluyente para esto la exigida por La Secretaría de Movilidad (SEMOVI) que establece que las empresas deben brindar a sus usuarios un seguro con cobertura amplia ante cualquier perjuicio que estos puedan provocar a los demás o a sí mismos a partir de accidentes con los scooters.

 

Específicamente, los seguros obligatorios que las compañías de transporte público de scooter contraten deben contemplar la cobertura sin deducible por fallecimientos en accidentes y pérdidas físicas, a su vez, tienen que prever el reembolso de la totalidad de los gastos en servicios médicos y fúnebres y las indemnizaciones por daños materiales, en síntesis, las coberturas serán las mismas a las ya conocidas por cómo funcionan los seguros de autos en México en sus versiones de responsabilidad civil.

 

Solucionado el tema de las compañías nombradas, algunos de los dueños de monopatines de uso personal, pensarán que con el seguro de salud es suficiente, sin embargo, este solo cubre los gastos médicos de los titulares y nolos de los terceros, por lo que, seguramente se dará una situación complicada tanto legal como económica en caso de producir daños en terceros.

 

En lo económico y suponiendo lo peor, se sabe que las indemnizaciones que deben pagarse por muertes de terceros en accidentes de tránsito oscilan, según La Asociación Mexicana de Seguros (AMIS), entre 300 mil y 3 millones de pesos montos que la mayoría de nosotros no tenemos ni el bolsillo ni debajo del colchón ni en la cuenta bancaria. Claro que en general los daños son menores por tratarse de un vehículo que no supera los 25 km/h, no obstante, es probable que el culpable del accidente tampoco cuente con los fondos necesarios para resarcir al perjudicado.

 

En definitiva, si un conductor de scooter no tiene seguro al momento de chocar con un peatón, estará perjudicando no solo a su economía y/o salud, sino que también, estará desprotegiendo a sus vecinos, por lo tanto, a pesar de que aún no sea de carácter obligatorio el tener una póliza de seguro para los propietarios individuales de scooters, en estos casos se recomienda de igual modo indagar por las opciones que las aseguradoras puedan ofrecer a pesar de que ninguna de ellas disponga al día de hoy un seguro especial para los monopatines.

 

Por ello, la única manera de estar cubiertos al circular con un scooter eléctrico es usando los sistemas de transporte ya nombrados que funcionan de un modo muy similar al de las Ecobicis en el DF, ya que, estos cuentan con estaciones en la que los usuarios pueden buscar su monopatín para transportarse y luego dejarlo en la estación habilitada que deseen. Eso sí, para usar esta novedosa modalidad de transporte los interesados deben primero descargar la aplicación para celulares correspondiente y asociar una tarjeta desde la cual abonan un costo fijo de desbloqueo que es de $15 en Grin, $20 en Bird y de $10 en Lime. Luego, se paga una tarifa por minuto que varía entre los 2 y los 3 pesos dependiendo de cada compañía.

 

Como vemos, las compañías de scooters han sabido adaptarse a las exigencias gubernamentales incorporando un seguro obligatorio para cuidar a sus clientes, pero, ¿resistirán al malos usos y a los problemas de robos de unidades que se perpetúan cada día en CDMX como denuncian desde Lime a través de su vocero David Durán quien afirma que poseen una cuadrilla de empleados encargados exclusivamente de buscar los monopatines “perdidos” por la ciudad?.

TAGS EN ESTA NOTA: