compartir en:

Por María Fernanda Delgado Ortega 

Ciudad de México.- Resulta digno de considerar que una obra teatral sea capaz de evocar tan profundas y contrastantes emociones, cómo lo logra “Scary Clown”, obra que se presenta en el Teatro de Terror.  

Sin que el título engañe, no es ninguna adaptación de alguna historia conocida ni se trata de un espectáculo que saca algunos sustos utilizando elementos sonoros o tomando por sorpresa al espectador, se atreve a ir más allá y provocar por igual risas debido a su humor ácido, o fuertes reflexiones camino a casa. Cuatro personajes y una hora de show son suficientes para conseguirlo.  

La “magia del teatro” trae la historia de un monstruo que sería un digno sucesor del asesino John Wayne Gacy, o más bien de su alter ego “Pogo”, cuyo origen es tan doloroso como sus hechos oscuros y sangrientos. Sucio, desaliñado, brutal y al mismo tiempo indefenso, Payaso obtiene por igual el odio y la compasión del espectador.  

Un ser con las características de Payaso es igualmente fascinante y complejo, pues nació de las circunstancias y nadie lo ayudó a tiempo, aunque francamente, tal vez, no se hubiera podido hacer mucho por él debido a sus horribles traumas.  

Los únicos compañeros de este hombre son los recuerdos de sus crímenes y su locura, pero tiene una hermana menor llamada María, una mujer de actitud infantil y sumisa cuya vida se divide por completo entre Payaso e Ignacio, su novio, un hombre tan egocéntrico como dominante que sólo acrecienta sus profundas inseguridades.  

Podemos considerar a María como una víctima de la vida, que carga con complejos traumas, cuyo lastre es una tóxica relación de codependencia y repugnancia con su hermano. Ella se encuentra bajo una violencia diferente, es suprimida por todos y su vida transcurre al margen de las de los dos hombres para los que vive. 

La última víctima de Payaso es un pequeño llamado David, quien a pesar de su horrible destino se convierte en la horma del zapato gigante de Payaso. El papel es una alegoría del tiempo y la justicia, y se sirve de algunos toques sobrenaturales. 

Al navegar por la obra y empaparse con la historia es posible notar que por más excéntricas y absurdas que resulten las palabras, las acciones o las líneas de la farsa sobre las que se manejan los personajes, estas no resultan inverosímiles, incluso es posible imaginar a un conocido con ideas semejantes, o recordar una historia retorcida del pasado que se parece mucho.  

Y es que mucho de lo que se escenifica viene precisamente de la realidad de un país como el nuestro donde podemos callar el abuso durante generaciones, e incluso bendecirlo a través de instituciones como la familia o las religiones 

“Scary Clown”, puesta en escena de terror psicológico se presenta en el Foro Sylvia Pasquel, ubicado en la calle Juan Escutia 96 en la colonia Condesa, Ciudad de México, los días 12, 19 y 23 de octubre. 

TAGS EN ESTA NOTA: