compartir en:

Por Óscar Reyes

@18versatil

Dentro de una familia decir la verdad puede ser dañino, por lo anterior, algunos integrantes prefieren callar antes que meterse en problemas; así sucede en la obra de teatro “La omisión de la familia Coleman”. Integrada por ocho actores, la puesta en escena entabla un diálogo de estrés y suspenso con el espectador, por lo que durante 80 minutos, las personas podrán encontrar verdades a medias y mentiras sin resolver.

En entrevista con Diario de México, la actriz y productora Sandra Burgos afirmó: “Más que dejar una reflexión, la puesta en escena es un espejo de la naturaleza humana. Lo que pretende es demostrar cómo somos adentro de nuestras propias casas”.

Burgos detalló que la obra tiene un ritmo “enloquecedor”, ya que los actores no dejan de moverse y hablar; el tema principal que se aborda es el miedo de enfrentar los problemas en un hogar.

Desde Argentina

Escrita en 2005 por el dramaturgo argentino Claudio Tolcachir, la obra llegó a México gracias a Sebastián Sánchez Amunategui, quien muestra un trasfondo que esconde incesto, matriarcado y machismo, temas de los que las personas no hablan abiertamente.

“Hay muchas omisiones en la familia Coleman y cosas que no se dicen los personajes, porque nadie sabe su verdadero origen y el porqué tienen apellido diferente, pero son hijos de la misma madre, por lo que cada quien saca sus propias conclusiones”, sostuvo Burgos.

La obra estará hasta el 12 de noviembre en el Teatro Milán con un precio de 250 pesos los días viernes, 8:45 de la noche; sábados 7:00 y 9:00 de la noche y domingos 6:00 y 8:00 de la noche.

TAGS EN ESTA NOTA: